Abre puerta restringida en aeropuerto y 200 vuelos tuvieron que ser cancelados

Un joven español es el presunto culpable de activar una alarma de seguridad en el aeropuerto de Múnich que llevó a cancelar el martes un total de 200 vuelos y dejó en tierra a 1800 pasajeros, informó la policía federal alemana.

El incidente se produjo en la mañana del martes, cuando el joven, de entre 20 y 25 años, llegó al aeródromo muniqués, el segundo con mayor tráfico de Alemania, procedente de Bangkok. Había pasado unas vacaciones en Tailandia, y en su regreso, debía hacer escala en Alemania, donde abordaría otro vuelo que iba a llevarle de vuelta a Madrid.

Tras bajarse de la aeronave que aterrizó en Múnich, el joven se detuvo en los servicios. Al salir, se quedó descolgado del resto de viajeros que habían abandonado el avión con él , y algo desorientado, comenzó a caminar en el sentido equivocado.

Entonces, según relatan la cadena pública bávara BR24 y el diario local Merkur, el joven se plantó ante unas puertas que dan paso a la zona de acceso restringido a la que sólo entran los viajeros que han pasado por el control de seguridad y apretó el botón para abrirlas.

La alarma de seguridad saltó a continuación. La apertura de las puertas significaba que un pasajero que provenía de fuera de la zona Schengen se había saltado los controles y entrado en la zona de seguridad. Parte de las dos terminales del aeropuerto de Múnich fueron a continuación desalojadas, siguiendo los protocolos de seguridad. Todos los viajeros tuvieron que abandonar las instalaciones y volver a entrar. Poco después, las autoridades detuvieron al joven español.

La alarma obligó a cancelar decenas de vuelos desde el primer momento y la normalidad en la sección de facturación no se recuperó hasta pasadas varias horas. Los retrasos siguieron acumulándose durante toda la jornada del martes, y el joven, a quien ya interrogaron las fuerzas de seguridad, enfrenta ahora a consecuencias penales. Según la policía federal, el español se encuentra «horrorizado» por la alarma y el caos que provocó su error.

Para el martes estaban previstas unas 1.200 salidas y llegadas en el aeropuerto de Múnich, lo que implica uno flujo total de pasajeros de 120.000 personas.

Fuente: Vanguardia