A una mujer embarazada le disparan en el vientre y la acusan de homicidio por la muerte del bebé

Un tribunal del condado de Jefferson, en el estado de Alabama (EE.UU.), arrestó y acusó este miércoles de homicidio a una mujer por verse involucrada en un tiroteo en el que ella misma fue la víctima. La balacera tuvo lugar en diciembre pasado frente a una tienda de Dollar General, en predios del mismo condado.

La afroamericana Marshae Jones, de 27 años, estaba embarazada de cinco meses en el momento de la riña y el feto no sobrevivió al balazo que le impactó en el abdomen. Ella no llevó el arma de fuego al lugar de los sucesos ni tampoco la disparó, pero la joven responsable de ambos hechos, Ebony Jemison, de 23, salió absuelta por el gran jurado, que en cambio ordenó la detención de Jones.

Ver imagen en Twitter

“La investigación demostró que la única víctima verdadera fue el bebé no nato”, estimó el teniente de Policía Danny Reid, cuyas palabras recoge el portal informativo local AL.com. “Fue la madre quien inició y prosiguió la lucha que resultó en la muerte de su propio bebé”. El feto, insistió el oficial, no podía elegir cuando lo llevaron “innecesariamente a una pelea en la que confiaba en su madre para su protección”.

Jemison fue inicialmente acusada, pero la Policía dijo que había disparado en defensa propia. Las mujeres supuestamente peleaban por el padre del niño que no llegó a nacer. Finalmente, el jurado se negó a presentar cargos contra la autora del disparo e invirtió la acusación para inculpar a Jones apenas se recuperó de su herida.

Imagen ilustrativa

Fallece el bebé que fue extraído del vientre de una joven tras ser asesinada en EE.UU.

El tribunal la mandó a una cárcel y le estableció una fianza de 50.000 dólares. 

La noticia de esta acusación indignó a muchos, incluidos activistas por los derechos de la mujer, afirma el medio. Una fundación local de esa índole criticó en un comunicado la decisión judicial. En opinión de su directora, Marshae Jones es acusada de homicidio “por estar embarazada y recibir un disparo al verse involucrada en un altercado con una persona que tenía un arma”.

El estado de Alabama, reza el comunicado, dictamina así que “en el momento en que una persona queda embarazada, su única responsabilidad es producir un bebé vivo y sano” y que calificará de criminal toda cosa que haga la mujer embarazada y que pueda impedirle llegar al parto.

Fuente: RT