UNAM desarrolló método para detectar coronavirus en aguas residuales

Ingenieros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron un método que detecta fragmentos genéticos del nuevo coronavirus en aguas residuales, el cual podría alertar sobre nuevos brotes de esta enfermedad hasta 10 días antes de que los portadores manifiesten los primeros síntomas.

De acuerdo con los procesos establecidos por Germán Buitrón Méndez y Julián Carrillo Reyes del Laboratorio de Investigación en Procesos Avanzados de Tratamiento de Aguas (LIPATA), a pesar de que el COVID-19 se destruye con alcohol, gel antibacterial y jabón, rastros de su material genético se conserva en las heces humanas, mismas que llegan a los sistemas de drenaje convirtiéndose, de este modo, en el rastro que los científicos pueden localizar.

“Es un método de alerta temprana que podría contribuir a la toma de decisiones, pues es posible saber en qué zonas (colonias, fraccionamientos, hospitales) aumentan los fragmentos del virus, lo que significa que son los lugares más afectados. Lo interesante es que conocemos el incremento de la infección días antes de que las personas tengan síntomas”, aseguró la institución.

Millones de mexicanos continúan adaptándose a la nueva normalidad ante el COVID-19 (Foto: Reuters / Edgard Garrido)Millones de mexicanos continúan adaptándose a la nueva normalidad ante el COVID-19 (Foto: Reuters / Edgard Garrido)

Cabe resaltar que al hacer este tipo de muestreos, que no dependen de la presencia de los pacientes en los hospitales, para consultar si su demarcación tiene índices elevados de este problema sanitario, la exposición de la población se reduce.

Otra ventaja es que, al ser un muestreo al azar, los pacientes asintomáticos, de manera indirecta, aportan a la pronta detección del SARS-CoV-2.

“Aunque se desconoce su grado de infectividad y si están viables o activos en las aguas residuales, cuando la pared o cápside del microorganismo se abre suelta material genético que prevalece en las aguas”, se lee en la gaceta de la UNAM.

Al material detectado es al que se le aplica una prueba PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa). En caso de que la detección sea positiva, después se procede a la cuantificación del nuevo coronavirus. “Después lo asociamos con el número de personas infectadas”.Con este método se puede alertar hasta 10 días antes a hospitales que recibirán más infectados de coronavirus (Foto: Jesús Hellín / Europa Press)Con este método se puede alertar hasta 10 días antes a hospitales que recibirán más infectados de coronavirus (Foto: Jesús Hellín / Europa Press)

En la gaceta universitaria también se mencionó que este método está listo desde principios del mes de abril y se puso a prueba en aguas residuales de algunos puntos en la capital del estado de Querétaro.

“Logramos correlacionar cómo de mediados de mayo a mediados de junio aumentaron los casos en sitios específicos de la ciudad de Querétaro, de la misma manera que lo mostraban los datos epidemiológicos”, reportaron los expertos.

Con este método, los expertos del LIPATA, perteneciente a la Unidad Académica Juriquilla del Instituto de Ingeniería, participaron en una convocatoria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y están en espera de los resultados.

Asimismo, los investigadores propusieron al Sistema de Aguas de la Ciudad de México aplicar este método en la capital para cooperar en las tareas de detección y poder sectorizar de manera más eficiente los brotes de COVID-19.La investigación de la UNAM falta tener aval del  Conacyt (Foto: Instagram / @unam_mx)La investigación de la UNAM falta tener aval del Conacyt (Foto: Instagram / @unam_mx)

Finalmente, se debe puntualizar que los investigadores del laboratorio pertenecen a un cúmulo de instituciones educativas de nivel superior que pretenden obtener productos similares, en donde resalta el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN); sin embargo, la UNAM fue la primera en brindar resultados tangibles.

Hasta ahora somos el primer grupo en el país que ha pasado de propuestas a un método factible, y ya tenemos resultados tangibles”.

La meta es implementar una estrategia que permita reforzar las medidas de contingencia sanitaria de los servicios de salud por sectores.

“Pretendemos que se utilice como alerta temprana, porque el aumento del virus en agua residual se traducen una semana o 10 días después en el ingreso de pacientes a hospitales. La ventaja es que con anticipación se podría establecer que habrá un aumento de casos en ciertas zonas y tomar las medidas pertinentes”, cerró la UNAM.

Infobae