UIF investiga a Peña Nieto y Calderón por caso Odebrecht

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, revela que investigan a los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto por el caso de los sobornos por parte de Odebrecht, informó El Universal.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Nieto Castillo explica que estas pesquisas son el resultado de lo que planteó el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, en su denuncia y lo que está haciendo la UIF es corroborar que los datos presentados en esta acusación sean ciertos. Prevé que la indagatoria finalice en tres meses.

Nieto Castillo explica que Calderón Hinojosa y Peña Nieto son dos de las 70 personas mencionadas por Lozoya Austin, por lo que se está revisando la ruta para comprobar que sean ciertas las afirmaciones del exdirector de Pemex y recalca que se está analizando operación por operación en el sistema financiero para ver si hay elementos o no que procedan y presentar la denuncia.

El funcionario acepta que su destitución como titular de la (Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales) FEPADE en octubre de 2017 se debió, principalmente, a las órdenes de aprehensión que consiguió contra los exgobernadores priistas Javier Duarte y César Duarte, y por el caso Odebrecht, pero rechaza una venganza contra el peñanietismo: “No es mi culpa que sean corruptos”.

Informa que presentó cinco denuncias relacionadas contra la administración Lozoya en Pemex y se prepara una sexta relacionada con Odebrecht y el pago de 3 mil millones de pesos. Adelanta que aún faltan concluir los casos Fertinal y El Astillero.

Destaca que descubrieron una Estafa Maestra en Pemex en 2016, cuando Lozoya era director y que involucra a la Universidad de la Chontalpa, la cual fue utilizada como vehículo para sacar dinero de una empresa mercantil de una persona vinculada a Pemex; el monto de la operación fue de 83 millones de pesos.

Sobre las acusaciones de que la UIF se ha convertido en el brazo represor de la 4T, Nieto Castillo niega que los temas de seguridad tengan un tinte político-partidista e insiste en que no es su culpa que sean corruptos. Si hay actividades presuntamente delictivas, añade, se denunciarán.

El funcionario reconoce, eso sí, que tiene lealtad al presidente Andrés Manuel López Obrador y considera que las “lealtades son de ida y vuelta” y eso es lo que ha procurado con él, dice, al informarle de las investigaciones y apoyar su proyecto de gobierno, combatiendo la corrupción.