Tía de Mario, presunto feminicida de Fátima, revela por qué la mataron

El pasado 15 de febrero, Mario y Giovana llegaron a un cuarto ubicado en el Ejido Tlazala en el municipio de Isidro Fabela en el Estado de México para esconderse luego de haber asesinado a la niña Fátima. Irma Reyes Castañeda, tía de Mario, narró que el pasado sábado llegó la pareja después de 16 años de no verlos, le preguntaron donde podían rentar un cuarto. La tía les ofreció uno que se encontraba vacío desde hace dos años. Desde ese día Mario, Giovana y sus tres hijos durmieron en el lugar, le informó a Noticieros Televisa.

“Entraban al baño, les daba un taco, pero los veía extraños, ósea no hablaban, hasta cuando vi eso y fue cuando ya bajé y les dije, no, ustedes me van a decir algo porque los estoy viendo en la tele, ¿quién mató a la niña?, fue cuando me dijeron ‘queremos hablar con ustedes’ y fue cuando subieron”, dijo Irma Reyes Castañeda, tía de Mario.

En ese momento, le confesaron que abusaron sexualmente de la niña y después la asesinaron.

“Que habían matado a la niña, yo les pregunté les dije, ¿hijos recibieron dinero?, ¿fue por dinero? Se quedaron callados y dijo la chica, ‘no fue por dinero’ y dije entonces ¿qué fue?, ¿por venganza hijos?, eso no se hace dios mío y me dijo la chica, ella no hablaba y les dije ¿quién fue quien la mató? Y él dijo, yo la agarré y ella le puso los cinturones”, añadió Irma Reyes Castañeda, tía de Mario.

La mujer también reveló porque decidieron secuestrar a la niña Fátima y luego matarla.

“Que quería una niña para hacerla su novia para toda la vida, quería ‘un regalito’ si no iba agarrar a una de sus hijas y que no me iba dejar entrar hasta que no llegara yo con la niña y mis niñas estaban con él y yo fui por la niña / dijo ‘es que cuando vimos que ya la andaban buscándola, la matamos’”, acotó Irma Reyes Castañeda.

Al término de la plática, la tía decidió entregar a Mario y Giovana. Cuando salieron del domicilio llegaron los policías ministeriales a detenerlos.

Una vez que fueron detenidos y trasladados a la Fiscalía para su certificación médica, los tres hijos de Mario y Giovana fueron dejados bajo custodia de la tía.

La tía reveló que minutos antes de que fueran detenidos, Giovana se le arrodilló y le expresó que el secuestro y asesinato de la niña Fátima lo había hecho por miedo ya que su esposo era muy violento con ella.

A través de un comunicado conjunto de las Fiscalías de la Ciudad de México y del Estado de México, se informó que la detención de esta pareja se debió a la alerta que hizo un vecino sobre el probable paradero de los presuntos homicidas.

Al momento de su captura Mario y Giovana le ofrecieron dinero a los policías con el objeto de que se les permitiera retirarse del lugar, por esta situación la Fiscalía del Estado de México les abrió una carpeta de investigación por el delito de cohecho por lo que fueron presentados ante el Ministerio Público de Atizapan de Zaragoza.