Sistema de pensiones en México no responde a necesidades: Cepal

México requiere una reforma al actual sistema de pensiones, que está basado en cuentas individuales gestionadas por empresas privadas, debido a que no responde a las necesidades y cobertura de protección social, afirmó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Lo anterior lo publicó el diario La Jornada.

En la región vamos de regreso en la forma en que operan los sistemas de pensiones –que comenzaron a ser privatizados en Chile, en 1981, durante la dictadura militar– hacia mecanismos con mayor participación del Estado y menor del sector privado, sostuvo Bárcena, en la presentación del Panorama social de América Latina 2017, este miércoles en la capital mexicana.

En ese sentido, Bárcena aseguró que México debe mirar lo que está haciendo Chile, país donde, después de una serie de protestas este año, el gobierno propuso una reforma para elevar los montos de pensión que reciben los trabajadores con cargo a los patrones.

México, El Salvador y República Dominicana son los países de la región donde todavía prevalece un sistema de retiro basado en cuentas individuales en las que el trabajador aporta a lo largo de su vida laboral recursos para financiar su pensión, dijo Bárcena. En el caso mexicano, la pensión bajo esta modalidad es de alrededor de 30 por ciento del último salario, una proporción insuficiente, añadió.

Es necesario consolidar sistemas de pensiones viables, solidarios y sostenibles. Es necesario un pacto social donde se reconozca que el sistema de ahorro individual no responde a las demandas de cobertura y protección social. Por más que un trabajador ahorre, no le va a alcanzar, afirmó en una conferencia de prensa.

Aunque, reconoció, existe mucha polémica sobre los sistemas pensionarios de reparto –como el vigente en México antes de la reforma que creó las Administradoras de Fondos para el Retiro– porque muchos creen que no son sostenibles, si se establecen reglas claras, se aumenta la edad de jubilzación y se generan mecanismos de negociación y diálogo para futuras reformas, se puede mejorar la cobertura. No es verdad que no sean sostenibles financieramiente. Lo que importa es tener reglas claras, agregó.

De acuerdo con el estudio, 11 países de América Latina realizaron reformas estructurales a los sistemas de pensiones entre 1981 y 2008 (en México fueron en 1997, para privatizar el sistema). El resultado fue la creación de cuatro modelos, que sustituyeron o complementaron el tradicional sistema de reparto a través de la capitalización individual.

En tanto, las 14 reformas paramétricas y tres reformas estructurales aplicadas entre 2008 y 2017 evidencian una nueva tendencia, con un denominador común: avanzan en el desarrollo de mecanismos de solidaridad y, en la mayoría de ellas, aumenta la participación del Estado, tanto en la administración como en el financiamiento de los sistemas. El mayor desafío es equilibrar una cobertura adecuada, la suficiencia en las prestaciones y la sostenibilidad financiera, según el estudio.

La consolidación de sistemas de pensiones universales, solidarios y sostenibles es un objetivo posible y necesario en un pacto social para el desarrollo con igualdad, agrega.