SHCP sí considera deuda ante amenaza de rebrote

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, indicó que en caso de un rebrote de covid-19 que pueda afectar nuevamente a la economía, el gobierno federal recurrirá a su segunda línea de defensa: el endeudamiento.

“No queda claro, si hubiera un segundo rebrote o una ola de reinfecciones, si tendremos que tener otro gran confinamiento o un confinamiento parcial; pero obviamente nos queda claro que va a tener otro impacto muy fuerte sobre la actividad económica.

“En ese sentido, quisimos guardar la carta del endeudamiento precisamente como una segunda línea de defensa en caso de que hubiera un rebrote y entonces tuviéramos que tomar acciones más agresivas respecto a la economía”. 

Durante su participación en el Encuentro Asegurador 2020, organizado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Yorio afirmó que en un principio las autoridades evitaron a toda costa recurrir a una deuda adicional en medio del paro total del consumo y del cierre de los sectores.

Agregó que en la emergencia sanitaria fue necesario recurrir a un reordenamiento del gasto y utilizar “recursos ociosos” que se encontraban dentro de fondos de estabilización, ya que no se podía sacrificar la inversión social ni en infraestructura dentro de una restricción presupuestal y un espacio fiscal reducido, por lo que se priorizó el gasto en salud e inversión. 

Por esto, también se optó por no mover la deuda del país, la cual, mencionó Yorio, se elevó de manera importante durante los últimos 10 años. De acuerdo con los Requerimientos Generales de Política Económica, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público se ubicará en 53.7 por ciento del PIB en 2021.  

“El costo de la deuda en México es alto todavía. La tasa de referencia está en 4.5 por ciento, mientras que en los mercados internacionales está entre 3 y 5 por ciento, y eso puede encarecer además las finanzas públicas hacia el futuro. Lo que tratamos de hacer fue tratar de no impactar a las generaciones futuras de mexicanos con un costo del endeudamiento que tomáramos en este momento”, explicó.  

Dijo que México, en comparación con otros países, fue más lento en el ajuste de su política monetaria, con cortes inclusive más pequeños que otras economías.

Reformas para aseguradoras

Por su parte, el titular de la Secretaría de Hacienda, Arturo Herrera, indicó que en las próximas semanas prepararán una serie de reformas para el sector asegurador, con el fin de proporcionarles más oportunidades de inversiones y lograr una mayor penetración para las coberturas en el país. 

Durante su participación en la convención de la AMIS, el titular de Hacienda señaló que se implementarán distintas medidas para incrementar la cantidad y calidad de seguros en la población mexicana, por lo que dijo que es necesario repensar el sector ante la contingencia de covid-19.  

“Espero, y le encargaré a Gabriel Yorio y a Carlos Noriega —jefe de la Unidad de Pensiones, Ahorro y Seguros de Hacienda— que en las próximas semanas puedan ustedes empezar a trabajar de manera conjunta en una agenda de reformas que le cambie la cara a este sector”. 

El secretario de Hacienda expuso que tal como en la reforma al sistema de pensiones presentada en julio pasado, estas reformas se hacen de la mano de todos los agentes.

Asimismo, Herrera indicó que buscarán mejoras regulatorias como parte de la certidumbre que debe otorgar el gobierno, una política fiscal y financiera que sea predecible, clara y transparente para que todos los actores de la economía operen en condiciones de confianza. 

Lunes negro. Caen bolsas por incertidumbre del estímulo

Wall Street cayó ayer ante la preocupación sobre nuevas medidas de contención del coronavirus y la incapacidad del Congreso estadunidense de lograr un acuerdo sobre más medidas de estímulo, y generó temores sobre otro impacto a la economía local.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 1.84%, el S&P 500 perdió 1.16% y el Nasdaq Composite bajó 0.13%.

El mercado accionario también castigó a varios de los bancos más grandes del mundo como HSBC, Deutsche Bank y JPMorgan Chase, que tuvieron grandes pérdidas en sus títulos, luego de que se revelara que se siguen beneficiando de negociaciones ilícitas con personas y grupos de mala reputación, lo cual ha se traduce en que permitieron y facilitaron lavado de dinero a gran escala. 

En Fráncfort, Deutsche Bank cerró con una caída de 8.76%; el gigante JPMorgan Chase cayó 3.09%, Wells Fargo 4.34% y Citigroup 2.07%.  El índice S&P/BMV IPC de la bolsa mexicana, integrado por las 35 firmas más líquidas del mercado, cayó 1.04%.

Milenio