Senado regulará en 2020 uso lúdico de la mariguana

Por mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN y luego de una prórroga de casi medio año, la Cámara de Senadores deberá regular el uso lúdico de la mariguana a más tardar el 30 de mayo de 2020.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, anunció este sábado que entre los pendientes en esta cámara legislativa para desahogar en el próximo período ordinario de sesiones que inicia en febrero está la cannabis para uso recreativo.

“Pendientes para el próximo periodo legislativo: amnistía; fuero; cannabis; outsoursing; reformas judicial, electoral, financiera; economía circular; bienestar animal; derecho al olvido y a la verdad; libre desarrollo de la personalidad y leyes secundarias al art. 19, entre otros”, escribió en Twitter Monreal.

La discusión sobre la regulación de la producción, distribución y consumo de la mariguana inició en comisiones del Congreso de la Unión este año, pero la Cámara de Senadores no logró establecer un marco legal adecuado para conseguir su aprobación.

En 2018 la SCJN declaró inconstitucional la prohibición del cannabis para uso personal en la Ley General de Salud al considerarla violatoria del derecho al libre desarrollo de la personalidad.

El máximo tribunal del país estableció el 31 de octubre de 2019 como fecha límite para establecer la nueva legislación del cannabis, pero al no llegarse a un consenso en el Senado, esta cámara legislativa solicitó al Poder Judicial una prórroga única que vence el último día del próximo periodo ordinario de sesiones, es decir el 30 de mayo de 2020.

La iniciativa que está siendo dictaminada en comisiones del Senado establece la creación del Instituto del Cannabis para la Pacificación y Reconciliación del Pueblo, adscrito a la Secretaría de Gobernación (Segob).

Este instituto daría los permisos y licencias para autorizar el uso lúdico, médico, de investigación e industrialización de la marihuana a mayores de 18 años, asociaciones, investigadores e industriales.

Fuente: Vanguardia