Segob pide al Congreso de NL desechar la propuesta de adoptar un “PIN Parental” en la educación

La Secretaría de Gobernación (Segob) exhortó al Congreso de Nuevo León a respetar los derechos de los niños y niñas de la entidad y no aprobar las reformas a la Constitución y Ley de Educación locales porque el Estado rectoría sobre los contenidos educativos.

“Las reformas posibilitan la pérdida de la rectoría del Estado sobre los contenidos educativos al trasladar a las madres y los padres de familia un amplio veto sobre estos. Las reformas contravienen el Interés Superior de la Niñez y el derecho a la educación bajo los principios rectores constitucionales e infringen la competencia federal sobre la materia”, expuso la dependencia en un comunicado.

La iniciativa de reforma a la Ley de Educación abriría la puerta a la adopción de un “PIN Parental”. La reforma del Artículo 3 de la Ley estatal de Educación, que se espera sea subida a votación a más tardar el próximo viernes, busca darles a los padres la facultad de decidir sobre la educación de sus hijos, de manera parecida al”PIN Parental” propuesto en España por la formación política Vox.

La Segob alertó hoy que si las reformas son aprobadas podrían ser declaradas inconstitucionales por violar los principios de progresividad y prohibición ya que restringirían el derecho de acceder a la educación n de calidad, integral y laica, estatutos contemplados por la Constitución mexicana.

Segob recordó que la reforma a la Constitución de Nuevo León prevé, entre otras cosas, modificar el artículo tercero, párrafo noveno, para permitir a madres y padres tener un “derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

Mientras que la iniciativa de reforma a la Ley de Educación plantea un “pin parental” para que los padres, madres y tutores puedan dar su consentimiento previo sobre el contenido de las clases y actividades “que se impartan en los centros educativos que sean contrarios a sus convicciones éticas, morales o religiosas”.

La dependencia recordó que la Secretaría de Educación Pública es la institución federal que debe definir los contenidos eductivos basándose en el artículo tercero constitucional.

Esta tarde, diputados locales informaron que el Congreso de Nuevo León analiza la posibilidad de aplazar la votación de la reforma en materia educativa, misma que está contemplada para realizarse el día de mañana.

Medios nacionales informaron que Francisco Cienfuegos, coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Congreso local, reconoció que la reforma “no tiene un consenso y por eso se ha decidido que no se suba”. Mientras que Carlos de la Fuente, coordinador de Acción Nacional, dijo a Reforma que la iniciativa será analizada y se decidirá si se vota mañana o se pospone para un periodo extraordinario.

REFORMA DE LEY DE EDUCACIÓN

“El PIN Parental es inconstitucional debido a los efectos perjudiciales que produce en otros derechos e intereses constitucionales”, dijo a Efe la abogada y analista de estudios de género Clarissa Guevara.

Según la abogada, esta iniciativa afectaría el derecho de los niños a recibir una educación sexual integral para fomentar la salud, el bienestar, el respeto a los derechos humanos y la igualdad entre los géneros.

Una reforma de este tipo podría servir de base para impulsar en un futuro la iniciativa del PIN Parental que promueve el legislador Juan Carlos Leal, del Partido Encuentro Social (PES), coincidieron varios diputados.

Claudia Tapia, de la fracción progresista e independiente, explicó que la reforma “busca reconocer un supuesto derecho preferencial de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos”, pero con un “perverso trasfondo porque en primer lugar deslegitima sin ninguna razón a nuestras instituciones educativas”.

Asimismo, condiciona y transgrede el derecho constitucional de los niños y adolescentes a recibir una educación de calidad, integral y laica, dijo.

Mariela Saldívar, del Movimiento Ciudadano, explicó a Efe que en Nuevo León, ha habido varios intentos de grupos conservadores para condicionar los contenidos educativos, principalmente los referentes a la sexualidad, que reciben sus hijos.

-Con Información de EFE

Fuente: Sin Embargo