‘Reprueban’ aprende en casa; padres de familia cuestionan carga para ellos

El modelo de “Aprende en Casa”, previsto para mitigar la propagación del COVID-19 tanto en la entidad, como en el resto del país ha puesto en jaque a los padres familia, que aseguran no tener el tiempo, recursos y en ocasiones, los conocimientos necesarios para apoyar a que sus hijos cumplan con los cuadernillos que los maestros les proporcionaron.

Los cuadernillos enviados por la Secretaría de Educacióntienen el propósito de que los alumnos realicen las actividades, tareas y repasos que les permitan alcanzar los aprendizajes esperados durante el ciclo escolar 2019-2020.

Dichos cuadernillos de trabajo, en los que se encuentra previsto el avance escolar hasta el próximo 30 de abril, contienen en su haber seis ejercicios diarios en promedio, de las materias de Español, Matemáticas, Entidad donde vivo, Ciencias Naturales y Formación Cívica y Ética, en los que deben  apoyarse de sus libros de texto, para realizar lecturas, resúmenes y resolver cuestionarios. 

Ante la distribución de la carga académica algunos padres de familia, consultados por Vanguardia, que deben combinar el home office y las tareas de sus hijos, coinciden en que la estrategia gubernamental, tiene disparidades económicas, académicas y de comunicación con los maestros.

Además de las fallas y restos tecnológicos que deben enfrentar, manifiestan que sus hijos no prestan atención a sus explicaciones, pues no representan una figura de autoridad académica, por lo tanto no aprenden como deberían.

Muestra de ello es el caso de Francisca Flores, madre de familia soltera, que debe trabajar desde su casa y a la par debe supervisar los ejercicios que su hija realiza en el cuadernillo que le dieron en su escuela.

Francisca, como le dicen sus allegados, señala que su hija Marlene, quien estudia en un colegio particular de Saltillo, a comparación de sus sobrinos que estudian en escuela pública, tiene una menor carga de tareas, pero aun así el tiempo nos les rinde para el aprendizaje.

Por| Vanguardia