Querétaro ocultó camas para no compartir con CdMx y Edomex, dice Secretario de Salud estatal

Julio César Ramírez Argüello, Secretario de Salud de Querétaro, aseguró que ocultó datos sobre camas disponibles en hospitales de su entidad porque notó el aumento del número de casos de COVID-19 en la Ciudad de México y el Estado de México.

“Hace cuatro o cinco semanas comenzó a subir mucho en la Ciudad de México y el Estado de México en cuestión de pacientes hospitalizados. Decidimos no publicar algunos números de camas, pensando en que nos fueran a traer pacientes acá al Estado”, dijo el funcionario. Sus palabras han provocado indignación en las redes sociales.

“Quisimos dejar las camas para las queretanas y los queretanos que lo pudieran requerir”, agregó Ramírez Argüello.

De acuerdo con información de medios locales, las declaraciones fueron hechas durante un evento virtual el pasado 13 de junio.

Querétaro se encuentra en Semáforo Naranja, al igual que la Ciudad de México. El Estado de México permanecerá en el Semáforo Rojo hasta el domingo 5 de julio.

RAMÍREZ

No es la primera vez que el Secretario de Salud de Querétaro provoca indignación con sus palabras. En agosto de 2019, después de que el Secretario de Salud de Querétaro afirmara que las personas homosexuales no son candidatas para donar sangre, activistas de la comunidad LGBT+ y usuarios de redes sociales calificaron de discriminatorios sus comentarios y exigieron su renuncia.

El director ejecutivo de la organización It Gets Better México, que defiende derechos de las personas LGBT+, Alex Orué, opinó en ese momento que mientras el Gobernador Francisco Domínguez Servién no despidiera a Ramírez Argüello está institucionalizando la discriminación y la homofobia.

Ramírez Argüello dijo que las personas homosexuales no son candidatos para donar sangre, ya que “hay más riesgo de contagio de enfermedades”, y detalló que aunque no tenía reportes de personas que estén infectadas por recibir una donación de sangre de una persona homosexual, considera que es para prevenir a quien reciba la transfusión sanguínea.

“No es discriminatorio, es por seguridad. Si yo te digo: ¿Sabes qué? Esta sangre es de un paciente que donó y es homosexual ¿Te la pondrías? ¿Quién dice que si? Y respeto, eh”, argumentó el funcionario estatal. Continuó en su puesto.

Fuente: Sin Embargo