Nefertiti, 16 años, una “criminal” para la Fiscalía, se hizo youtuber por Yuya y soñaba con ser médico

Con información de Edmundo Velázquez, de Periódico Central (Puebla)

A Nefertiti Camacho Martínez le daban miedo los piquetes de abeja. Decía que si veía uno de eso animales, corría. Dedicaba tiempo a responder comentarios de las dos centenas de suscriptores que tenía en YouTube. Lo hacía vigilada por un busto de la reina egipcia con la que compartía nombre. Era una niña que quería estudiar medicina y, a la par, convertirse en una estrella como Yuya, Sebastián Villalobos o Caeli.

Pero la Fiscalía de Veracruz dice que levantó un arma, apuntó a policías y disparó hasta morir…

El 22 de febrero del 2017, Camacho compartió el primer video en su canal ForYouNefer. “¡Conóceme!”, lo tituló. El formato fue sencillo: ella sentada sobre una cama contestando preguntas que leía en su celular. Ahí aseguró que sus amigos la habían motivado a volverse youtuber, y que para hacerlo había tenido que vencer el miedo, los nervios…

Durante los siguientes meses subió tops sobre qué no hacer en la primera cita, agradecimientos a los que la seguían y una broma sobre sus preferencias sexuales. Pidió que la siguieran en Instagram y anunció que también habría contenido en Facebook. El pasado sábado 10 de marzo, sin embargo, fue asesinada en lo que autoridades llamaron “un enfrentamiento”.

La joven hablaba en futuro: “Sé que habrá críticas”, ”voy a…”. Planeaba. Lo hacía con la energía de una menor de edad. La que se quiere devorar al mundo. ¿Por qué sólo ser médico si también se puede ser rockstar en Internet? ¿Por qué ser famosa en YouTube y olvidar “salvar muchas vidas”?

A pesar de vivir lejos de su madre, continuó agradecida con su apoyo. En el video “¡Antes de seguir!”, la llamó y le expresó su cariño:

-Oye, mami, te quiero decir algo.

-¿Qué pasó?

-Te quiero dar las gracias por apoyarme en mis videos. Porque aunque no vives conmigo estás al pendiente. Sabes que significa mucho eso para mí.

-Sí, mi amor. Tú sabes que tanto tu papá, como yo, como Grecia, como Brenda, y hasta el Emanuel te apoyamos. Y cada logro que haya en tu vida, pues nos da gusto porque es un logro para nosotros. Me da gusto ver que cada sueño y cada meta la cumplas. Es nuestra obligación y nuestro deseo que estés bien.

-Tú sabes que te amo.

Nefertiti y su hermana Grecia fueron enterradas en Río Blanco, Veracruz. Dicen las autoridades que habían dejado la escuela, su casa y cubrían la piel de tatuajes que las vinculan con “El Bukanas”, el policía que mutó a líder “Z” y a huachicolero. Dicen que eran criminales…

EL “ENFRENTAMIENTO”

“Lo que sucedió es lo oficial, la Fiscalía ya tomó nota, no se basa en lo que dicen, se basa en hechos, hubo un enfrentamiento”, dijo el panista Miguel Ángel Yunes Linares, Gobernador de Veracruz. Pero una fotografía, en la que se alcanza a ver aún con vida a una de las jóvenes asesinadas en Río Blanco, derrumbaría su versión…

Las dudas vuelven a pararse sobre uniformados: ¿Asesinaron sin razón a los ocupantes de la camioneta Honda que circulaba cerca de una plaza comercial, en Río Blanco, el sábado 10 de marzo? ¿Hubo de verdad intercambio de fuego? ¿Por qué los testigos, de acuerdo con medios locales, aseguraron que las hermanas Nefertitti y Grecia recibieron un tiro de gracia? ¿Los policías hicieron su trabajo o ejecutaron de manera extrajudicial?

Eran casi las 16:00 horas. Colonia Benito Juárez, a 4.8 kilómetros de distancia de Orizaba. Nefertiti y Grecia viajaban a bordo del vehículo color oro. Autoridades les marcaron el alto y ellas, junto a los otros ocupantes, respondieron con fuego. Murieron armadas…O al menos esa es la versión oficial, misma que las involucró en primera instancia con la banda de “El Cachorro”, presunto líder “Z” en la entidad veracruzana.

La familia de las víctimas y los testigos, citados por medios locales, contradicen tales afirmaciones: las hoy muertas sólo iban de paseo, no formaban parte de ningún grupo criminal, no estaban armadas y fueron asesinadas a mansalva.

Pasó en el Veracruz post Javier Duarte de Ochoa. La entidad que, según Yunes Linares, tendría resultados en seguridad seis meses después de que él asumiera el cargo de Gobernador. Sucedió en el Estado en que policías utilizaban fosas clandestinas para deshacerse de civiles.

Allá, donde Nefertiti se veía en un futuro platicando sobre su vida a la gente de YouTube. En el Estado en el que se veía “en un hospital usando bata”, “siendo una gran doctora”.

Las primeras fotografías mostraron a Nefertiti, Grecia y a otro joven, identificado como José Eduardo García, tumbados boca abajo sobre el asfalto. Ya no tenían signos vitales. Al otro tripulante, el cuarto, lo detuvieron. Después, y con el respaldo del Grupo de Coordinación Veracruz, se “acreditó” que los occisos eran criminales.

“Está demostrado que las tres personas estaban vinculadas a la delincuencia organizada. Es muy lamentable que mujeres jóvenes participen (en la delincuencia organizada), pero lamentablemente en este hecho se acreditó que así es”, dijo Linares el domingo 11 de marzo.

El mandatario dijo ese día que las autoridades veracruzanas realizan “investigaciones serias, a fondo”. Que hay ciudades, como Jalapa, en las que es raro que opere la delincuencia. Y si ocurre, la abaten o detienen. Ejemplificó con la desarticulación de bandas vinculadas a homicidios y secuestros en la misma capital y Coatzacoalcos. Y ofreció recompensas.

Indicó, además, que en la misma zona en la que fueron abatidas las hermanas se había acabado con 11 sujetos más que eran dirigidos por un tal “May”.

“La instrucción que les he dado a los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública, es que sean implacables con los delincuentes”, señaló.

Frente a sus palabras están las versiones testimoniales, en las cuales se aseguró que Grecia y Nefertiti sólo iban rumbo al Cinépolis. Verían una película y terminaron justificándose a mitad de una calle frente a uniformados que las ejecutaron.

Una imagen recuperada por el diario local Plumas Libres, y difundida en la semana por SinEmbargo, muestra a una de las jóvenes erguida. Aparentemente aún con vida frente a un policía. Después, la misma persona aparece ejecutada.

Los hechos han causado indignación entre los pobladores. Condenan la muerte de las hermanas, quienes no rebasaban la mayoría de edad. Lamentan que sus vecinas hayan sido asesinadas a mansalva. Sólo eran unas niñas. 14 y 16 años, respectivamente.

Fuente: Sin Embargo