Morena busca eliminar la separación religión y Estado

La senadora zacatecana Soledad Luévano, del grupo parlamentario de Morena, presentó una iniciativa para reformar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público y permitir la colaboración entre las asociaciones religiosas y el Estado.

En el artículo 1, la iniciativa borra la palabra “separación del Estado y las Iglesias”, lo que provocó fuertes críticas en redes sociales.

La iniciativa busca establecer el marco jurídico para la colaboración entre las iglesias y el Estado con modificaciones al artículo 3, ya que señala que, aunque “el Estado mexicano es laico”, “no impedirá la colaboración entre éstas y el Estado en la promoción conjunta del desarrollo cultural y social de las personas”.

Además, en el artículo 9, fracción 8, incluye como un derecho de las asociaciones religiosas la celebración de “convenios de colaboración con las dependencias y entidades de la administración pública de los tres órdenes de gobierno”.

La iniciativa busca establecer el marco jurídico para la colaboración entre las iglesias y el Estado con modificaciones al artículo 3, ya que señala que, aunque “el Estado mexicano es laico”, “no impedirá la colaboración entre éstas y el Estado en la promoción conjunta del desarrollo cultural y social de las personas”.

Además, en el artículo 9, fracción 8, incluye como un derecho de las asociaciones religiosas la celebración de “convenios de colaboración con las dependencias y entidades de la administración pública de los tres órdenes de gobierno”.

Mientras que en la fracción 9, establece como otro de sus derechos el que puedan brindar “asistencia espiritual” en centros de salud o de reinserción social, instituciones de asistencia social, estancias o estaciones migratorias, instalaciones de los cuerpos policíacos y en las unidades del Ejército, Fuerza Aérea y la Marina Armada de México. También la instalación de centros de asistencia religiosa en el interior de dichas instituciones.

En tanto se promueve la modificación del artículo 21 para que las asociaciones religiosas puedan transmitir o difundir mensajes para su promoción “así como actos de culto religiosos a través de cualquier tipo de medio masivo de comunicación” en cualquier momento y sin previa autorización de la Secretaría de Gobernación como actualmente se establece.