Monos araña velan por su cría en Chiapas, y revive la fe por esta especie en riesgo de extinción

A orillas de la selva del Parque Nacional del Cañón del Sumidero, en el suroriental estado mexicano de Chiapas, una pareja de monos araña cuidan y protegen celosamente al nuevo integrante de la familia.

Se trata de su primera cría, una hembra de tres meses de edad de esta especie en peligro de extinción que ahora ha vuelto a reproducirse en este rincón de México.

Los ejemplares fueron liberados hace tres años en una parte de este macizo montañoso, donde la especie estaba extinta desde hace 30 años, informó la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conamp).

En 2016, el grupo de monos araña fue liberado en una superficie de selva mediana de aproximadamente 100 hectáreas, a 17 kilómetros de los municipios Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo.

A los animales se les colocó un collar satelital de acero inoxidable con piezas de plástico, de colores y formas diferentes para monitorearlos y detectar su ubicación y sus hábitos de conducta, informó este sábado a Efe Adolfo Vital Rumebe, director del Parque Nacional Cañón del Sumidero, durante un recorrido por la zona.

LA REPOBLACIÓN

Mientras se navega sobre las aguas del río Grijalva, el experto cuenta al equipo de Efe que en el 2016 una docena de monos araña fue liberada.

Eran siete machos y cinco hembras, rehabilitados en el Zoológico Manuel Álvarez del Toro, ZOOMAT, luego de ser rescatado de los decomisos, en la zona oeste de dicho parque, donde no había registro de la existencia del espécimen.

La Conamp indicó que el avistamiento de la nueva familia de monos araña, que habita el sitio de la reintroducción, es un aliciente para continuar el monitoreo biológico y las acciones de conservación de la especie y sus lugares de distribución.

Además, un ejercicio como este refleja la capacidad de reproducción y sobrevivencia de la especie.

“Para nosotros es un buen indicador de que hay condiciones que para esta especie pueda volver a establecerse y, sobre todo, puede mantenerse y reproducirse”, celebró Vital Rumebe.

Para fines de conservación y resguardo de la cría y de la fauna en general, la autoridad ambiental pidió a prestadores de servicios turísticos mantener una distancia de al menos 20 metros con respecto al sitio de avistamiento.

Fuente: Sin Embargo