México golea a Corea del Sur y avanza a la semifinal en los Juegos Olímpicos

La selección mexicana de futbol despierta de nuevo el sueño olímpico. El Tricolor se paró con autoridad frente a Corea del Sur, fue sólido, inteligente y contundente, al final el 6-3 a su favor, reflejó el nivel del cuadro mexicano, que se mete a la lucha por una medalla olímpica. 

Si bien los dirigidos por Jaime Lozano sembraron dudas en su segundo duelo de estos Juegos Olímpicos al perder 2-1 ante Japón, frente a Corea del Sur las despejaron, porque era un equipo al que no le habían ganado en torneos olímpicos, y al que ni si quiera le habían anotado en los últimos cuatro duelos registrados.

Alexis Vega se ha convertido en uno de los pilares de esta selección. Recorre muy bien la banda, centra, tira a gol. El nivel que ha mostrado en estos Juegos Olímpicos es para destacar. Apenas al minuto 12, Alexis Vega mandó un centro desde la banda izquierda, que Luis Romo cabeceó para dejarle el balón al cetro a Henry Martin, quien quedó de frente al marco para vencer a Bumkeum Song.

Corea del Sur no bajó los brazos, y trató de aprovechar los espacios que dejaban los mexicanos, sobre todo por la banda izquierda que defendía Jorge Sánchez. 

Dongjun Lee mandó centro que se paseo en el área, pero Guillermo Ochoa impidió que el rival aprovechara la oportunidad. Fue al minuto 20 que a Donggyeong Lee le cayó el balón afuera de la media luna, burló a Luis romo y sacó tiro de zurda desde ahí. Esta vez Ochoa no pudo detenerlo, y se emparejo el encuentro.

 De nueva cuenta el equipo asiático alzaba la mano. Se acercaba a la puerta de Ochoa, con arribos por parte de Donggyeong Lee y una muy peligrosa de Uijo Hwang En el 30’, de nueva cuenta el Tricolor se fue al frente. Luis Romo bajó con precisión un centro de Alexis Vega, se acomodó y mandó el balón al fondo de la red. 

Y nueve minutos después, un empujón sobre Uriel Antuna en el área fue marcada como penal. Sebastián Córdova cobró de buena manera, y luego festejó recostado al estilo en lo que hizo Cuauhtémoc Blanco. 

Corea del Sur insistió, pisó el área mexicana, de nueva cuenta Donggyeong Lee sacó un tiro de larga distancia, que alcanzó a desviar Ochoa, tal como lo hizo en otros dos intentos. Los asiáticos empezaron el segundo tiempo con intensidad, y al 51’, le cayó el balón de rebote a Donggyeong Lee, quien sacó un tiro cruzado que no logró detener Ochoa. 

México apagó el festejo tres minutos después. Henry Martín remató con la cabeza un centro de Córdova. En primera instancia, el rival pedía fuera de lugar, pero una vez checada la jugada en el VAR, el árbitro ratificó el 4-2. 

El quinto tanto del Tricolor resaltó la confianza del equipo nacional. Sebastián Córdova sacó tiro que pegó en el travesaño y se metió. Pese al 5-2, el duelo no bajó en intensidad, Corea del Sur buscaba la puerta de México, y éste equipo trataba de aprovechar los huecos que dejaba el rival. 

Lozano comenzó a mover sus piezas, sacó a Uriel Antuna y a Sebastián Córdova, en su lugar entraron Fernando Beltrán y Diego Lainez. 

México metió el sexto. Un centro de Lainez por izquierda que remató en el centro del área Eduardo Aguirre hizo explotar de júbilo a Jaime Lozano, quien sabe que la medalla está cerca. Incluso, el tanto de Hwang al minuto 91, no le borró la sonrisa. Fue un 6-3 contundente. Ahora, el rival e semifinales será Brasil. 

Información de Milenio