México discrimina en sector energía; acusan empresas de EU

 El Instituto Americano del Petróleo (API) acusó al gobierno federal de discriminar las inversiones de empresas estadunidenses, principalmente las dedicadas a la venta de combustibles y construcción de terminales de almacenamiento, lo cual, aseguran, viola los compromisos adquiridos por México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLACN) y el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)”.

Michael Sommers, director general del organismo, que representa a más de 600 miembros que producen, procesan y distribuyen energía a internacional, envió una carta a las autoridades de EU, entre los que destaca Michael R. Pompeo, secretario del Departamento de Estado; Dan Brouillette, titular del Departamento de Energía; y Wilbur L. Ross, del Departamento de Comercio, entre otros, a quienes piden intervengan para que sus agremiados tengan trato justo.

Dijo que los inversores estadunidenses se están enfrentando a dificultades cada vez mayores para obtener permisos que van desde la operación de estaciones de servicio, nuevas o ya existentes, así como la construcción de instalaciones de almacenamiento, para la importación de combustibles, terminales de líquidos y terminales de Gas Natural Licuado, entre otros.

Nos preocupa que las acciones recientes tomadas por el Gobierno de México debiliten este marco y discriminen a los inversionistas estadunidenses en violación de los compromisos que México acordó tanto en el TLCAN como en el T-MEC”.

Para API, las acciones que se están registrando contravienen con el compromiso hecho por México sobre el tratamiento no discriminatorio, estipulado en el capítulo de empresas estatales y monopolios del nuevo tratado, pues consideran que se está dando un trato preferencial a Petróleos Mexicanos (Pemex).

En este contexto, pidió a las autoridades para que “utilice canales diplomáticos para relacionarse con el presidente de México y sus contrapartes a nivel de gabinete, para instar al gobierno a que cumpla con los compromisos adquiridos en el T-MEC para tratar a los inversores y exportadores estadounidenses de manera justa”.

El Instituto asegura que la Secretaría de Energía (Sener) ha retrasado e incluso rechazado el otorgamiento de permisos para la importación de gasolina y diesel, que proveniente de refinerías de Estados Unidos, además consideran que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha dificultado la apertura de estaciones de servicio, pues solicita información o documentación adicional, que no se contempla en la normatividad.

Denunciaron sentirse intimidados por las continuas revisiones que hace la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en conjunto con la Guardia Nacional, y que termina en el cierre de bombas despachadoras por infracciones menores.

Reprochó el favoritismo con el que se trata a Pemex, pues mientras gobierno obliga a los importadores de combustible a cumplir con la NOM-016-CRE-2016, a la empresa del estado se le exenta de estas obligaciones.

ATENCIÓN A CFE Y PEMEX

El Programa Sectorial de Energía 2020–2024 (Prosener) del gobierno federal busca dar un mayor impulso a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además de llevar a cabo una serie de cambios a la normatividad vigente para alinearla a la “nueva política energética”.

El documento y su proyecto de decreto fueron publicados por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Comaner), en el cual se dan a conocer una serie de objetivos y plazos con los cuales se busca el “rescate del sector energético”, pues además del apoyo a las empresas del estado, también se espera inversión del sector privado.

En el documento se da a conocer la situación que ha prevalecido en la industria durante los últimos años, ante lo cual el gobierno menciona que va a respetar los contratos petroleros ya existentes, pero advierte que inspeccionará su desempeño en los siguientes tres años.

El Prosener destaca seis puntos entre los que destaca el alcanzar y mantener la autosuficiencia energética; fortalecer a Pemex y CFE para que sean nuevamente garante de la “soberanía energética”; transición energética con las capacidades científicas, tecnológicas e industriales; eficiencia en la producción de energía; asegurar el acceso a la energía y satisfacer las necesidades básicas a través de las empresas productivas.

Fuente: Excélsior