Mexicano “más obeso del mundo” le gana la batalla al Covid-19

Juan Pedro Franco, el mexicano que en 2017 obtuvo el récord Guinness como el hombre más gordo del mundo, ha ganado una de las batallas más difíciles de toda su vida: la lucha contra el Covid-19.

El peligroso peso que registra, aunado a las enfermedades derivadas de esa condición, lo colocan entre la población más vulnerable al nuevo coronavirus, pero por fortuna logró salir avante. ¿Cómo lo consiguió y vivió el padecimiento? El joven contó su dura experiencia a medios, desde su hogar en Aguascalientes.

Aunque hoy en día ya no cuenta con los 595 kilos que le dieron fama a nivel mundial, el joven de 36 años sigue padeciendo obesidad, al registrar alrededor de 208 kilos.

Además, también le han sido diagnosticados enfermedades como diabetes, hipertensión y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), lo que en su conjunto le hizo padecer con mayor severidad el Covid-19.

“Tuve dolor de cabeza, de cuerpo, se me iba el aire, calentura (fiebre). Era una persona con mucho riesgo”

El doctor José Antonio Castañeda, al frente del equipo que trató la obesidad de Juan Pedro, reconoció que personas como su paciente difícilmente superan al Covid-19.

“Pacientes que son diabéticos, hipertensos, que tienen enfermedades cardíacas, son más susceptibles de sufrir complicaciones graves. Las posibilidades de que salgan adelante son muy pocas”

Afortunadamente Juan Pedro fue la excepción, lo que el joven considera consecuencia del complejo tratamiento que ha llevado para perder peso -que incluyó tres cirugías- y que le ha permitido mantener bajo control su diabetes e hipertensión.

Antes de esas operaciones bariátricas, Franco pasaba la mayor parte del tiempo en cama porque el peso le impedía moverse.

“Me sirvieron mucho para controlar el peso, la diabetes y la hipertensión… eso me ayudó demasiado para que yo aguantara la enfermedad [Covid-19]”

Pero, no todo fueron batallas ganadas en la familia de Juan Pedro. Su mamá, de 66 años, falleció a causa del coronavirus, lo que ahora complicará que siga su tratamiento, ya que era ella quien llevaba el control de su dieta.

“Lamentablemente ella ya no está y ahora nos tenemos que acostumbrar y pues nosotros también tenemos que empezar a hacerla por nosotros mismos”

Con información de AFP