Más embarazos no deseados dejaría virus, asegura especialista

El aumento significativo en la cifra de embarazos no deseados es una de las posibles secuelas que el COVID-19 dejaría en México, advierte Aimée Vega Montiel, investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (Ceiich) de la UNAM y presidenta de la Alianza Global de Medios de Género.

La especialista explica que, tanto la pandemia como el confinamiento por la enfermedad, han puesto en evidencia las distintas dimensiones en las que la violencia afecta a mujeres y niñas.

Una de las expresiones más graves, evidenciada por la ONU a principios de la pandemia, es el posible aumento exponencial de embarazos no deseados –15 millones por cada tres meses de confinamiento– que por la falta de acceso a los anticonceptivos, por violencia de género o matrimonio infantil se agudizará en países como México.

La investigadora puntualiza que por las condiciones de violencia estructural que se han dado en nuestro país y las omisiones que el gobierno o ha hecho en torno al tema, este panorama catastrófico podría observarse en los próximos meses.

“Lo que hace Naciones Unidas es basarse en experiencias por las que ya hemos pasado. Este dato tan preocupante lo traemos a colación puesto que durante la epidemia y la crisis del Ébola, la UNICEF alertó acerca de la cantidad tremenda de embarazos que hubo entre la población de niñas y adolescentes como producto de violencia sexual, de violaciones por parte de integrantes de sus propias familias”, comenta Vega Montiel, enfatizando que la contingencia y el aislamiento por la pandemia de COVID-19 ha dejado un aumento en los índices de violencia al interior de los hogares mexicanos.

Por| El Universal