María, de 103 años de edad, vence a COVID-19 y es dada de alta tras 11 días en hospital del IMSS de Jalisco

Doña María, una mujer de 103 años de edad, fue dada de alta luego de estar 11 días internada en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, tras haber contraído SARS-COV-2.

Este viernes, la longeva abuelita egresó del Hospital General Regional (HGR) No. 110, al recuperarse satisfactoriamente del COVID-19 que la mantuvo internada, aunque no de gravedad, pese a presentar una enfermedad pulmonar crónica.

El director del hospital, Doctor David Sánchez González, detalló que doña María ya tenía una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) debido a que por muchos años cocinó con leña; empero, el nuevo coronavirus no puso en riesgo su salud, ya que la paciente no tiene ninguna comorbilidad como hipertensión, diabetes mellitus u obesidad.

“Ella es originaria del estado de Zacatecas, pero es habitante de una colonia popular desde hace tiempo en la zona metropolitana de Guadalajara. Es madre de cinco hijos y realmente está muy sana, salvo por su enfermedad pulmonar que la hace dependiente de oxígeno domiciliario”, explicó el especialista

En ese sentido, Sánchez González contó que el pasado 20 de septiembre, la mujer comenzó a presentar algunos síntomas relacionados con la COVID-19, como fiebre, flujo nasal, y dificultad para respirar, por lo que fue trasladada a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 34. De ahí la canalizaron al HGR No. 110, donde confirmaron el diagnóstico.

El Doctor señaló que en todo momento, doña María se mantuvo con excelente ánimo y proactividad, por lo que no fue necesario que la conectaran a un ventilador.

“Siempre estuvo muy animosa, consciente, platicando con los médicos. Incluso al final nos recomendó a nosotros que nos cuidemos. Su evolución fue muy buena, los síntomas desaparecieron. Muy probablemente es la paciente más longeva que hemos atendido, no sólo en el hospital, sino en el estado”, dijo.

Finalmente, el galeno reflexionó sobre el caso de la señora María, y afirmó que fue una gran lección para todo el personal médico: “es todo un acontecimiento que nos llena de motivación, porque nos hace sentir que el esfuerzo de quienes estamos en la primera línea de batalla vale la pena. Es un gran logro para nosotros y también una lección, la de saber que se puede sacar esto adelante”

Fuente: Sin Embargo