Los últimos 3 sexenios le dejaron a la gente apenas dos opciones: o migrar, o la ilegalidad, dice AMLO

El Presidente Andrés Manuel López Obrador reclamó este día que las políticas públicas de los últimos tres sexenios dejaron sólo dos opciones a la gente: la ilegalidad y la migración. Lo dijo al explicar por qué los pueblos participan en el robo de combustibles. “Si hay trabajo, si hay bienestar, va a haber paz, tranquilidad”, agregó.

Se le preguntó sobre las imágenes de gente destazando vacas robadas en la carretera; o gente robando granos de trenes descarrilados; o, como sucedió en enero de 2017, saqueando tiendas por el “gasolinazo”. ¿A qué atribuye estos fenómenos colectivos? ¿Qué le dice a la gente que toma parte de estos actos? También se le dijo que el director del Coneval ha señalado que la solución no está únicamente en los programas de transferencias, sino que aquí está jugando un papel importante un tema de “impunidad histórica” en este tipo de actos.

“Es un asunto de criterio. Yo no sólo he estudiado las causas que llevan a la pobreza, sino que lo he constatado con el trabajo de campo. Lo inicié como director del Instituto Nacional Indigenista. Estuve seis años viviendo en comunidades indígenas. Sé la importancia que tiene atender las necesidades de la gente y cómo se logran mejorar las condiciones de vida y de trabajo; cómo la gente no pierde la esperanza. Lo que sucedió con la política neoliberal es que se afectó a la gente en la esperanza de poder salir adelante”, dijo López Obrador.

“Antes se hablaba de la movilidad social. Con el trabajo se podía ascender. Muchos lo hicieron así. ¿Qué pasó con esta política antisocial? Frenó, paró la movilidad: para poder salir adelante había dos opciones: la ilegalidad y la migración. El Gobierno no estaba preparado para atender al pueblo, era facilitador para el saqueo. Si hay trabajo, habrá felicidad y paz. Sobre la opinión de expertos sobre que no bastan los programas de bienestar, yo sostengo lo contrario. En una sociedad como la nuestra, tan desigual, es indispensable que el Gobierno apoye a los pobres. Respeto esa concepción, pero no la comparto”, dijo el Jefe del Ejecutivo federal.

“Hace 30 años el salario alcanzaba para comparar 50 kilos de tortilla, y ahora, a pesar de que se aumentó, el salario alcanza para seis kilos. De 50 a 52 kilos, a seis. Ese es el deterioro. ¿Qué hacemos? Recuperar el poder adquisitivo. La tranquilidad es fruto de la justicia. Era tanta la enajenación, que ni siquiera se atendían las causas que originaban estas prácticas. Todo esto, que se toleró desde hace tres sexenios, se desconocía. No se transparentaba. Hace dos días hablábamos de la contratación de las pipas, que se entrega anticipo, no se entregan las pipas, no se devuelve el anticipo, y Pemex no presenta una querella”, agregó el mandatario.

Familias continúan buscando a sus familiares. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

El Gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, tuvo que responder a la pregunta de por qué los altos niveles de pobreza en Tlahuelilpan. Dijo que para combatir la pobreza “hacemos muchas cosas: promovemos la inversión en el estado. En los dos años que llevó, llevamos 43 mil millones de inversión. Se generan empleos formales. Estamos por encima de la media nacional, a la alza. Estamos creando fuentes de empleo y oportunidades. Tenemos programa que se llama: Mi primer empleo, mi primer salario. Los enlazamos con empresas y pagamos el empleo. Tenemos programa para que jóvenes, madres y adultos mayores tengan oportunidad para iniciar su propio negocio”.

“Nos hemos tenido que amarrar el cinturón. Eliminamos secretaría de representación en el extranjero. Desaparecimos áreas privadas. Suprimimos mil 700 plazas de la nómina. Hidalgo tiene calificación de estable. El municipio está en una zona muy singular en la región de Tula, digo singular porque se ha visto modificada por el establecimiento de una refinería. Falta empleo. Se tiene que ver lo económico y lo social. Ahí vamos”.

Fuente: Sin Embargo