Inversores extranjeros sacan 150 mil mdp del país ante crisis por Covid-19

En medio de la crisis económica por el coronavirus, los extranjeros han comenzado a sacar sus inversiones del país.

Cifras del Banco de México (Banxico) indican que la deuda del gobierno en manos de inversionistas foráneos sumó 2 billones 64 mil millones de pesos al 19 de marzo, la menor cantidad de valores desde el 5 de diciembre del año pasado.

La pérdida de confianza de los inversionistas se refleja en el retiro de más de 150 mil millones de pesos frente a los 2 billones 214 mil millones que tenían el 21 de febrero pasado, su nivel máximo del año.

En particular, los extranjeros sacan sus inversiones de los Certificados de la Tesorería (Cetes), considerados los instrumentos más fáciles de intercambiar por dinero.

Al 19 de marzo atesoraban 167 mil millones de pesos en estos activos, 77 mil millones menos que el 15 de enero pasado, cuando tenían 244 mil millones, su máximo del año.

Además de la incertidumbre por la propagación del coronavirus y el desplome de los petroprecios, los inversionistas han sacado su capital por el lento desempeño económico y sus implicaciones para las finanzas públicas, expuso Gerardo Copca, analista de MetAnálisis.

“Los extranjeros ven la situación de Pemex bastante riesgosa para las finanzas del país”, manifestó.

Las cifras más recientes del Banxico llegan al 19 de marzo, es decir, todavía no incorporan el resultado de la consulta pública del 21 de marzo, impulsada por el gobierno y objetada por empresarios, la cual rechazó a Constellation Brands construir una cervecera.

Tampoco se incluye el anuncio del 26 de marzo, en el que Standard & Poor´s (S&P) degradó las notas de México y Pemex a “BBB” de “BBB+”, con perspectiva “negativa”.

Los 150 mil millones de pesos que salieron del país superan los casi 113 mil millones previstos para el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) en 2020.

La cifra también duplica los 70 mil millones de pesos asignados al programa Jóvenes Construyendo el Futuro para 2020, y es cinco veces superior al plan Sembrando Vida de más de 28 mil millones.