Grupo anti-AMLO instala plantón en avenida Juárez

Alrededor de mil 500 personas que forman parte del Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) instalaron un plantón en el Centro de la Ciudad de México para pedir la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador, informó El Universal.

Los manifestantes llegaron al Monumento a la Revolución alrededor de las 10:00 horas e intentaron marchar hacia el Zócalo capitalino; sin embargo, elementos de seguridad los encapsularon y no les permitieron el paso.

Ante esta situación, los integrantes de FRENAAA decidieron instalar casas de campaña que ya tenían guardadas en inmuebles cercanos y las colocaron sobre avenida Juárez, entre el Eje Central y la avenida Balderas.

Los manifestantes advirtieron que no piensan retirarse del lugar y aseguraron que podrían llegar más personas provenientes de Chihuahua y Chiapas.

Iván Mendoza, líder del movimiento en Jalisco, explicó en entrevista con EL UNIVERSAL que el plantón se quedará de manera indefinida y se tiene pensado que las personas que ayer llegaron al Centro Histórico permanezcan cinco días, para después ser reemplazadas por gente de otras partes del país.

Con gritos como “¡Fuera López! ¡Fuera López!”, los manifestantes exigían al Presidente su dimisión, al mismo tiempo que invitaban a la población a unirse al plantón. Aunque ayer los detractores del Ejecutivo sólo ocuparon un tramo de Juárez, también hablaron de su intención de extenderse en los próximos días hasta Paseo de la Reforma, una de las vialidades más importantes de la capital de la República.

De hecho, en sus redes sociales la organización recordó cómo en 2006, luego de haber perdido las elecciones presidenciales, el otrora opositor López Obrador instaló un plantón en la misma zona de la capital y por eso ahora se pretende hacer lo mismo.

El conflicto entre los policías y los manifestantes no tardó en iniciar, ya que cuando se estaban instalando las casas de campaña los elementos de seguridad recogieron algunas. Al final, la presión de los inconformes y la presencia de los medios de comunicación ayudó a que los uniformados dejaran sus pertenencias donde estaban.