El esposo finge su secuestro y la entierra viva en el patio de su casa, en Chiapas; le dan 51 años

René “N” y Gehú “N” fueron sentenciados a 51 años tres meses de prisión por el feminicidio y secuestroagravado de Sandra Luz Díaz Morales, ocurrido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en agosto de 2014.

La Fiscalía General del Estado (FGE) detalló que el pasado 28 de agosto de 2014, los sujetos secuestraron a la víctima a la altura de la 13ª Sur entre 10ª y 9ª Poniente de Tuxtla Gutiérrez.

De acuerdo con el expediente penal 261/2014, su acumulado 274/2014 y la averiguación previa 36/FES/2014-08, René “N”, esposo de Sandra Luz, planeó privarla de la vida luego de que ésta le pidiera el divorcio y en virtud de no querer compartir los bienes que poseían.

“Para ello se reunió con su hermano Gehú ‘N’, a quien le pidió que la secuestrara; siendo éste quien contrató a Concepción ‘N’, alias ‘El Concho’; José Luis ‘N’; Dulce María ‘N’; Johan Mauricio ‘N’; y Edgar Alberto ‘N’, alias ‘El Chito’, para llevar a cabo el ilícito”, precisó la dependencia en un comunicado.

Aproximadamente a las 09:20 horas del día 28 de agosto de 2014, cuando Sandra Luz Díaz Morales salió de su domicilio, ubicado en el fraccionamiento Los Laureles a bordo de su camioneta Jeep Grand Cherokee, para dirigirse como de costumbre a su negocio localizado en el barrio San Francisco, la interceptaron a la altura de la 13ª Sur entre 10ª y 9ª Poniente, punto en el que simularon un accidente de tránsito y la subieron a un vehículo Dodge tipo Stratus.

Según los reportes de la FGE, trasladaron a la víctima al domicilio ubicado en la colonia Terán, propiedad de Gehú “N”, donde la mantuvieron en cautiverio. Y fue el 29 de agosto de 2014, por órdenes de René “N”, que los delincuentes cavaron una fosa en el patio trasero de la casa, a donde llevaron a la víctima, atada de manos y ojos vendados, metiéndola viva a la fosa, arrojándole encima la tierra que habían escarbado.

“Posteriormente taparon la fosa con una base de cemento, provocándole la muerte por asfixia mecánica debido a sofocación, ya que fue enterrada viva”, señalaron las autoridades chiapanecas.

Ante dicha situación, el Fiscal del Ministerio Público presentó todas las pruebas del caso, las cuales fueron analizadas por la autoridad jurisdiccional, quien más tarde determinó sentenciar a los imputados a una pena de 51 años tres meses de prisión.

Además, les impuso el pago de la reparación del daño por un monto de 322 mil 676 pesos, misma que compurgarán en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados número 14 “El Amate”, ubicado en el municipio de Cintalapa.

“La Fiscalía General del Estado, que encabeza Jorge Luis Llaven Abarca, reitera su compromiso con la sociedad para fortalecer el Estado de derecho y garantizar que no habrá impunidad a ningún acto de violencia en Chiapas“, finalizó la dependencia.

Fuente: Sin Embargo