Desde el viernes se tuvo una reunión de emergencia para declarar una emergencia operativa: CFE por apagón masivo

El director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, reconoció que “desde el viernes se tuvo una reunión de emergencia para declarar una emergencia operativa”, ante la tormenta invernal que azotó el estado norteamericano de Texas.

Desde la conferencia matutina presidencial en Palacio Nacional, Bartlett argumentó que “CFE es proveída por gas a través de gasoductos heredados”, lo que originó la crisis energética en el norte y noreste del país, explicó.

“Hemos usado todos los instrumentos que tenemos y mediante el esfuerzo de los trabajadores en todo el país hemos podido sustituir el vacío que deja el gas que no ha llegado a nuestro país. Mantener fluido eléctrico es mantener la vida del país”, dijo el director general de la CFE.

Carlos Meléndez, director del Centro de Control de Energía (Cenace), explicó que “desde el viernes 12 de febrero, el Cenace realizó reuniones de trabajo para identificar reservas de inventarios, se hizo plan de sustitución de combustibles, se implementaron guardias en la red nacional de transmisión”.

Y es que desde el pasado lunes 15 de febrero hubo una interrupción del suministro de energía eléctrica en el norte y noreste de México por déficit de generación.

En total, hubo afectación en 4.8 millones de personas en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Tamaulipas, Chihuahua, Zacatecas y Durango.

El mismo lunes, por la tarde, se reestableció el servicio a 79% de los usuarios afectados.

Ese día, a las 19:30 hrs, el Cenace solicitó un nuevo tiro de carga (interrupción del suministro), con la finalidad de estabilizar el Sistema Eléctrico Nacional, afectando a 23 estados y 5.9 millones de usuarios en el país.