Circula nuevo video del ataque a una vulcanizadora en Guanajuato

En redes sociales, principalmente en WhatsApp, circula el video completo del ataque a una vulcanizadora de Valle de Santiago, acción que se adjudica al cártel de Santa Rosa de Lima, y que se registró en el mes de febrero.

A diferencia del primer video, en este se observan los momentos previos a la masacre.

Inicia con dos personas armadas que bajan de una camioneta blanca y se les escucha decir que están a un minuto de llegar al objetivo.

Uno de los sicarios lleva una cámara de video sujeta en su cabeza, la cual graba todos los detalles del suceso. Ambos se suben en la parte trasera de la unidad.

A la par se muestra otra camioneta del mismo color y con las mismas características de donde también se observa a otras dos personas armadas.

En ese momento inician su marcha; sin embargo, quien porta la cámara comete un error, no presta demasiada importancia al reflejo de su rostro sobre el medallón de la camioneta en la que viaja.

Este reflejo delata a una persona de tez morena con barba corta, mismo que toca a la ventana para indicar a sus compañeros el lugar preciso del ataque.

Así, avanzan unos metros por una calle en la que transita gente. El reflejo del medallón sigue delatando al portador de la cámara, quien incluso se la acomoda. Después, uno de los tripulantes pregunta la ubicación del blanco.

En el interior del vehículo viajan otras dos personas con el rostro cubierto.

Cundo se acercan a la vulcanizadora comienza la masacre. De la primera unidad bajan las dos personas que se encuentran en la caja y otra que desciende del interior. A unos metros también descienden otras dos personas que viajan en otra camioneta. Todos ellos disparan contras las cinco personas que están en la vulcanizadora.

Quién porta la cámara da instrucciones para ingresar, cuando se acercan rematan a sus víctimas.

Los agresores portan armas con láser e iluminación propia. La cámara capta a por lo menos a seis personas que participan en el ataque. Una nueva orden pide derribar un zaguán azul ubicado a un lado de la vulcanizadora. Una de las camionetas se echa de reversa e impacta el portón hasta derribarlo.

Cuando el portón está vencido ingresan a la propiedad contigua que funciona como taller mecánico, pero no encuentran a nadie y dan la orden de retirada.

Al salir, uno de ellos reprocha con molestia la forma en que el chofer de una de las camionetas derribó el portón, al tiempo en que se siguen escuchando disparos y tras una última ráfaga se retiran del lugar.

Fuente: Excélsior