Bigote, “el antifaz” de Javier y César Duarte

Cambiar tu apariencia es siempre una opción para quien no desea ser ubicado, ya sea por cualquier diferencia o hasta cuestión legal.

Las medidas extremas pueden ir como el presunto cambio de rostro al que se sometió Aurelio Casillas, mejor conocido como “El Señor de los Cielos”, o algo más simple como cambiarse el peinado, usar lentes, quitarse o dejarse el bigote.

Esa última alternativa mencionada fue la que tuvieron en común Javier Duarte y César Duarte, quienes además de compartir el apellido y el hecho de ser ex gobernadores (Veracruz y Chihuahua, respectivamente), compartieron la estrategia del bigote.

Mientras uno se lo dibujó, otro se lo rasurró, a continuación las curiosas anécdotas de estos dos personajes de la política que huían de la justicia mexicana.

Javier Duarte y el pasaporte con bigote

El 18 de noviembre de 2016, Mario Medina, primo de la esposa de Javier Duarte de Ochoa, fue detenido en Tapachula con dos pasaportes falsos.

Los documentos tenían los nombres de Alex Huerta del Valle y Gabriela Ponce Arriaga, sólo que las fotos correspondían a Karina Macías, esposa de Duarte, y a un curioso Duarte con bigote.

La imagen recorrió las redes sociales provocando la aparición de memes, en los que los internautas hacían mofa del bigote con el que aparece el hombre de la fotografía.

El hecho fue asociado con episodios de programas como Los Simpsons y Family Guy y hubo quienes pusieron a bailar al ex gobernador de Veracruz con la canción de Los Toreros Muertos llamada “Yo no me llamo Javier”.

Luego de 185 días de estar prófugo de la justicia, el ex gobernador fue detenido en Guatemala el pasado 14 de abril de 2017.

Tras ser detenido, comenzó a circular un video en redes sociales de 19 segundos en el que Duarte aparece sonriente y atento a pesar de estar esposado.

La captura no paso desapercibida por los usuarios de rede sociales, quienes se mofaron a través de imágenes de que la misma se haya realizado durante Semana Santa.
 

César se lo rasurra

Por su parte, César Duarte Jáquez, ex gobernador de Chihuahua, recurrió a quitarse el vello facial y así lucir completamente rasurado, quizás para que su identidad pasara desapercibida.

Sin embargo, a pesar del intento, se confirmó su detención en Miami, Florida para que responda por una acusación de desvío de 96.6 millones de pesos de recursos públicos en favor de dos de sus empresas.

México pidió la extradición con base en una orden de aprehensión girada el 8 de octubre de 2019 por la jueza local María Alejandra Ramos Durán por los delitos de peculado y asociación delictuosa, que el Código Penal de Chihuahua sanciona con penas máximas de nueve y doce años de cárcel, respectivamente.

Información de El Imparcial