Acusaciones de mala fe y sin fundamento, responde EPN

El ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, negó ser investigado en Estados Unidos, por un presunto soborno en Petróleos Mexicanos (Pemex), realizado en 2015.

Este marte, El Universal publicó que el ex mandatario federal habría autorizado que la petrolera comprara la empresa privada Fertinal, pero a un sobreprecio, que causó un daño tanto a las finanzas de Pemex y al erario.

De acuerdo con el rotativo, un “informante” bajo pena de perjuicio rindió declaración ante el Departamento de Justicia estadounidense, a la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés), a la Comisión de Bolsa de Valores de Estados Unidos y a la agencia del gobierno de ese país.

Según El Universal, las consultoras PricewaterhouseCoopers (PwC) y Binder Dijker Otte (BDO), así como la Auditoría Superior de la Federación dijeron que Fertinal estaba en quiebra y tenía una deuda bancaria de 264 millones de dólares. Además, solamente disponía de 12 mil dólares de efectivo en cajas.

El “informante” también detalló que la adquisición se hizo cuando el director de Pemex Fertilizantes era Juan Alfredo Lozano Tovar.

“Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra, publicadas esta mañana en distintos medios y atribuidas a un supuesto informante. No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten”, escribió en Twitter.