Actualización del IEPS a cigarros y refrescos es un avance: ONGs; cuota no se ajustaba desde 2011

El gravamen contemplado en la propuesta de actualización fiscal a cigarros y bebidas azucaradas, presentada por el Gobierno de la República rompió la inercia en las políticas de salud pública, pero no se trata de un aumento en términos reales sino una actualización conforme a la inflación.

“Para una disminución en la prevalencia del consumo de ambos productos debería haber un incremento significativo”, apuntó la organización El Poder del Consumidor en un comunicado.

“Es importante que se considere aumentar este impuesto al 20 por ciento” apuntó el director de la organización, Alejandro Calvillo pues dijo que esta es una recomendación internacional. Además planteó que los recursos obtenidos se etiqueten al sector salud, “tanto para atención como para prevención”.

Para el Poder del Consumidor el cambio en el gravamen se trató de una actualización a los impuestos específicos a los productos de tabaco y a las bebidas azucaradas.

“En el caso de los cigarros, a partir del 1 de enero de 2020 la cuota específica vigente de 35 centavos por unidad pasaría a 48.90 centavos, cuyo ajuste contempla la inflación acumulada en el periodo del 2011 al 2019. La cuota específica se mantuvo sin cambios durante años, desde 2011”, afirmaron.

Para las bebidas azucaradas la cifra aumentó de 1.17 pesos por litro a 1.2705, igual a la inflación acumulada de 2018 y la estimada para 2019, que es de 3.6 por ciento.

“En ambos casos, con el fin de evitar que la carga fiscal disminuya, se propone que la cuota se actualice cada año, como sucede con el resto de los impuestos. En ambos casos se trata, no de un aumento en términos reales, sino de una actualización conforme a la inflación”, apuntó el documento.

Erick Antonio Ochoa, Director de Salud Justa Mx, destacó que la propuesta “es sumamente valiosa, porque rompe la parálisis en las políticas de salud pública que predominó durante años, sobre todo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto”.

Lo calificó como un acto “claro e inequívoco” de que la salud ocupa es importante para la agenda del actual Gobierno.

“La actualización anual del impuesto a las bebidas azucaradas de acuerdo a la inflación es una medida importante y más el reconocimiento que se le da a esta medida como política de salud pública y una necesidad para subsanar parte de los costos en salud que genera el consumo de estos productos” afirmó Calvillo.

Las reformas a la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios aún deben pasar por un proceso de discusión y eventual aprobación, por lo que el Poder del Consumidor advirtió que se debe vigilar la interferencia de las industrias tabacalera y refresquera.

Fuente: Sin Embargo