Aborto en México, entre la despenalización y la criminalización

Ambas eran adolescentes: su “delito”, sufrir un aborto espontáneo. A Martha la obligaron a pedir perdón ante el feto. Susana estuvo encarcelada siete años. En materia de aborto, México vive realidades distintas, con la capital y Oaxaca que lo despenalizaron y estados que lo criminalizan.

Verónica Cruz, de la ONG Las Libres -que desde hace 19 años pugna por el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo- asegura que entre 2000 y 2017 más de 4.200 mujeres han sido perseguidas judicialmente, algunas pagando con prisión, por abortar en México, país laico en el papel pero profundamente católico.

Después de la despenalización del aborto en Ciudad de México (2007-2008) se dispararon los números de criminalización (en los estados). Lo más grave no está en el sistema de justicia, sino en los hospitales públicos, donde el personal médico llama a la fiscalía cuando tiene un aborto en evolución.

Aborto legal, un proyecto estancado

El partido de Morena presentó una iniciativa a nivel nacional para despenalizar el aborto a las 12 semanas de gestación que contempla su realización en hospitales públicos federales, en tanto alentaría a los estados a reformar sus códigos penales. Pero el proyecto se ha estancado en el Congreso.

¿Embarazo, aborto?

Susana Dueñas, de 38 años, es de una empobrecida comunidad de Guanajuato.
A los 19 años tenía un novio. Por su nula educación sexual, asegura que nunca supo que se embarazó.