Urgen protocolos de atención y repatriación a migrantes: Congreso

Noticias de Chihuahua.-

El Congreso del Estado convocó a la Secretaría de Relaciones Exteriores y al Instituto Nacional de Migración realicen los acuerdos necesarios con las autoridades estadounidenses a fin de establecer protocolos de atención y repatriación a migrantes y evitar las deportaciones express y el despojo de pertenencias y documentos de identidad a las y los procesados.

Además la propuesta pide se establezcan puntos de control migratorio para la vigilancia y seguimiento del ingreso legal a los Estados Unidos Mexicanos en los municipios fronterizos del estado de Chihuahua; así como información referente a las acciones presupuestales a llevar a cabo en conjunto con los gobiernos municipal y estatal para la atención, registro, seguimiento, y en su caso, repatriación de migrantes extranjeros ingresados al territorio nacional.

Lo anterior sin descuidar la instalación de una mesa interdisciplinaria de diálogo a fin de acordar y ejecutar de manera coordinada, acciones tendientes a brindar seguridad jurídica y social a connacionales y extranjeros en tránsito por el Estado.

En tribuna el diputado Alejandro Gloria González, promotor de de la iniciativa, señaló que esta iniciativa pretende poner un alto a la migración ilegal y a la actuación irregular de las autoridades fronterizas del país vecino del norte; “las personas migrantes no entran por paracaídas, no aparecen mágicamente y ya ni siquiera son los que esperan pasar a suelo norteamericano, ahora la mayor cantidad de personas migrantes entran por la frontera norte, y es hora de que las autoridades mexicanas hagan respetar la ley y la Soberanía Nacional, y no sólo eso, deben atender a las personas que ya están aquí, de tal manera que solucionen correctamente la problemática”.

Dijo que Estados Unidos es el país que más migrantes recibe en todo el mundo, de hecho a finales del 2018 había cerca de 44 millones de inmigrantes entre legales e ilegales, pero hoy, las políticas migratorias del nuevo gobierno norteamericano se han convertido en una persecución, en una inquisición, pero evadiendo su parte de los gastos, es decir, no sólo quieren que paguemos su muro, ahora nos hacen pagar los gastos implicados en repatriar a los migrantes, no sólo mexicanos sino de todo el mundo.

“En Ciudad Juárez, donde son arrojados migrantes de manera inhumana, sin importar su lugar de procedencia, se presentan casos por mencionar alguno, de sarampión que requieren una correcta atención del sector salud, representando una carga presupuestal para Ciudad Juárez, sin haber apoyo extraordinario para hacer frente a este aumento poblacional”, comentó el legislador.

Aunado a lo anterior, los migrantes que legalmente no pueden trabajar en México, a quienes no se les ha dado seguimiento por parte de las autoridades migratorias y quienes por la saturación de los albergues no cuentan con un espacio donde estar, han empezado a buscar de alguna manera el sustento en las calles; se han reportado casos incluso de prostitución que agrava la situación de seguridad pública de la ciudad.

Ahora bien, la migración en masa comenzó a finales del año 2017, sin embargo, aumentó su apogeo durante el 2018, año sobre el cual, se observaban en las calles de los distintos estados de México, familias enteras cruzando el país para llegar a su destino final, los Estados Unidos de América, y muchos otros, consiguiendo permisos extraordinarios en México para una estancia temporal por medio del Instituto Nacional de Migración, lo cual provocó que más personas decidieran emigrar; dada esta situación, se calcula que entre 200 y 300 migrantes llegan a México diariamente con distintos propósitos, en su mayoría, para llegar a Estados Unidos.

En ese tenor, Ciudad Juárez ha sido una de las ciudades de México que más afectada se ha visto ante esta situación: 11,800 personas se han registrado desde Octubre 2018 para ser llamadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de Norteamérica, de los cuales 1,200 se encuentran actualmente en albergues de Ciudad Juárez mientras que el resto, simplemente anda deambulando por la frontera, ya que si bien es cierto, se cuenta con apoyo de diversas autoridades estatales y federales así como asociaciones civiles, la falta de recursos presupuestales no permite hacer frente a la atención de tan grande cantidad de migrantes.

Aunado a lo anterior, han sido reportado un gran número de casos de migrantes que son despojados de identificaciones al momento de su deportación, y carecen de papelería oficial que los acredite como ciudadanos de otros países o que los ostente con títulos legales, lo cual resulta totalmente inconveniente para su situación legal en cualquier país que lleguen a pisar como migrantes y más que nada para los estados fronterizos, ya que se dificulta la selección y otorgamiento de los apoyos correspondientes, dejando fuera a muchos de ellos que a lo mejor sí lo necesitan y otorgando apoyos a otros tantos que probablemente solo abusan de la situación.