Warner responde a acusaciones de Ruby Rose en contra de Batwoman

A primera hora de este miércoles, la actriz Ruby Rose compartió una serie de publicaciones en Instagram Stories acerca de su «horrible» experiencia en el set de Batwoman. Recordemos que ella dio vida al personaje titular de esta serie live-action de The CW durante su primera temporada. Sin embargo, en la primavera de 2020, se reportó que Rose había renunciado al programa y las justificaciones que ella brindó al respecto siempre apuntaban a la necesidad de tomar un descanso, de recuperar un óptimo estado de salud. En realidad, nunca manifestó inconformidad con los cabecillas de producción de Batwoman, pero esta semana todo cambió.

Posterior al revuelo mediático que generaron los comentarios de Ruby Rose en redes sociales, Warner Bros. TV emitió una breve y enérgica declaración donde reconoce que la actriz fue despedida —ella nunca renunció voluntariamente— tras someterla a investigación. Semejante pesquisa se debía, según expuso la compañía, a las «múltiples quejas de comportamiento» que llovieron sobre Rose durante su participación en Batwoman. Así, Warner sostiene que la histrión fue quien obró de manera indebida, no ellos.

«A pesar de la historia revisionista que Ruby Rose ahora comparte online dirigida a los productores, al elenco, al equipo de producción, a la cadena y al estudio, la verdad es que Warner Bros. Television había decidido no ejercer su opción de contratar a Ruby para la segunda temporada de Batwoman con base en múltiples quejas sobre el comportamiento en el lugar de trabajo que fueron revisadas exhaustivamente y manejadas en privado por respeto a todos los involucrados«, se lee en el comunicado (vía).

¿Cuáles son las acusaciones de Ruby Rose?
Los recientes señalamientos de la intérprete australiana van encaminados a Caroline Dries, showrunner del Batwoman, de su coestrella Dougray Scott, de Peter Roth, antiguo presidente de Warner Bros. TV, e incluso hace mención de los productores ejecutivos Greg Berlanti y Sarah Schechter.

«Ya es suficiente. Voy a contarle al mundo entero lo que realmente sucedió en ese set. Vendré por ustedes para que lo que me pasó a mí nunca le vuelva a pasar a otra persona. Y así finalmente puedo recuperar mi vida y la verdad. Debería darles vergüenza», escribió Ruby Rose en Instagram Stories.

En primer lugar, Rose acusó a Peter Roth de comportamiento inapropiado. Aseveró que él habría exigido a mujeres utilizar un vaporizador de ropa en sus pantalones, específicamente en la entrepierna, mientras aún los traía puestos. Asimismo la actriz señaló que Roth contrató a un investigador privado para que la siguiera, el cual eventualmente fue despedido ya que su informe «no encajaba» con la narrativa del ejecutivo.

Ruby Rose en Batwoman
Todavía en sus Instagram Stories, Rose compartió un video sobre la cirugía de emergencia a la que ella debió someterse en 2019, tras sufrir un lesión de espalda durante el rodaje del programa. Ahí mismo escribió que Warner le exigió volver al set de filmación apenas diez días después de su operación. De lo contrario, el estudio perdería millones y «todo el elenco y el equipo de producción serían despedidos», en lugar de que Peter Roth y compañía consideraran otras alternativas para que ella tuviera tiempo suficiente para sanar.

«Para mis queridos, queridos fanáticos que todavía me preguntan si regresaré a ese horrible programa, no regresaría por ninguna cantidad de dinero ni si un arma estuviera apuntándome a la cabeza. ¡Ni tampoco renuncié! ¡Yo no renuncié! Ellos arruinaron a Kate Kane y destruyeron Batwoman, yo no. Seguía órdenes y, si quería quedarme, debía ceder mis derechos. Cualquier amenaza, táctica de intimidación o chantaje no haría que me retirara», escribió la histrión.

Una producción accidentada
Más adelante, la australiana ahondó en otros percances que hubo durante la filmación de Batwoman que básicamente evidenciaban la insensibilidad de los altos mandos. Mencionó que una asistente de producción terminó tetrapléjica durante el rodaje y que The CW inicialmente se negó a brindarle el apoyo que ella necesitaba porque antes debían «investigar» las circunstancias del incidente. Según Rose, primero intentaron hacerla enteramente responsable de su lesión por distraerse con el celular.

«Su accidente ocurrió porque nuestro show se negó a detenerse cuando todos los demás lo hicieron debido al COVID. Caroline Dries no tiene corazón y quería que termináramos la temporada durante la pandemia. Yo le dije que era una mala idea. Le dije que todos estaban muy distraídos, constantemente checando las actualizaciones sobre el COVID y [la situación de] sus amigos».

Asimismo expone que Dries sólo visitó el set de Batwoman unas cuatro o cinco veces en el año, lo cual calificó de inaudito. «Ella casi mató a alguien», afirmó Rose, e incluso comentó que la showrunner intentó encubrir que las heridas sufridas por la actriz principal sucedieron durante la filmación de la serie.

Ya en la recta final de sus declaraciones, la histrión de 35 años calificó a su coestrella Dougray Scott —intérprete de Jacob Kane en Batwoman— como alguien «poco profesional» y «una pesadilla». En sus Instagram Stories escribió que el actor «lastimó a una doble de riesgo […] se iba cuando quería, llegaba cuando quería […] él abusaba de mujeres».

La tercera temporada de Batwoman estrenó apenas el pasado 13 de octubre a través de The CW. Al igual que en la segunda entrega, la histrión Javicia Leslie permanece a la cabeza del elenco como Ryan Wilder, la nueva Mujer Murciélago de Ciudad Gótica.

Fuente: CinePremiere