Por la inseguridad no se filmó Terminator en México

“El último clavo que selló el ataúd fue el asesinato de un scout mientras buscaba locaciones para la serie”, precisó el realizador en conferencia de prensa, durante su visita a este país como parte de la promoción del largometraje que se estrenará este 1 de noviembre.

Otra razón por la que Ted Miller no filmó en México, fue por cuestiones de presupuesto, pues era más fácil trasladar el staff de producción a España, siendo que ya estaban en Budapest, que moverlo a otro continente.

Los barrios de Pueblo Nuevo y Lavapiés, ubicados en Madrid, sufrieron algunas modificaciones al estilo mexicano. A diversos negocios se les cambió la fachada, como sucedió con un taller mecánico que se bautizó bajo el nombre de “México Motor”.

También se pintaron autos de color rosa con blanco para hacerlos pasar por taxis y se dejaron carros viejos en las calles, de modo que parecieran abandonados. Esto último es típico en las colonias populares de esta capital. En lo referente a los extras, se convocó a personas con rasgos lo más parecidos a un mexicano.

Miller, también director del éxito en taquilla Deadpool (2016), resaltó que uno de los grandes objetivos de Terminator: Destino oculto (Terminator: Dark fate) fue diseñar una trama que nada tuviera que ver con lo ya visto en las anteriores entregas.

Cabe destacar que esta producción es la secuela directa de Terminator (1984) y Terminator 2: Juicio Final (1991), ambas dirigidas por James Cameron.

“Esta era la historia correcta que yo quería contar. Se trata de lo que es interesante y no se ha visto antes en ´Terminator´, pensé que todos estos elementos eran refrescantes y tienen que ver con lo que está pasando en la actualidad”.

La nueva película es protagonizada por Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton, con las actuaciones estelares de Natalia Reyes, Diego Boneta, Gabriel Luna y Mackenzie Davis.

Fuente: Excélsior