Galder Gaztelu-Urrutia, director de El hoyo, explica la intención del confuso final de la cinta

El hoyo (The Platform) sigue arrasando en Netflix, la ópera prima de Galder Gaztelu-Urrutia, hizo historia al ser la primera producción española en convertirse en la película más vista de la plataforma en territorio norteamericano. Entre lo más comentado de la cinta está su final, que ha dado pie a múltiples interpretaciones. Ahora, el director ha querido explicar sus intenciones con ese desenlace tan ambiguo.

El filme es una distopía piramidal, en la que una serie de personas son encerradas en diferentes niveles y todas deben compartir el alimento, lo que implica que aquellas que estén en las primeras plantas acaban con casi toda la comida, mientras que los que están en los pisos más bajos se quedan sin nada, fomentando un sistema en el que los que están más abajo acaban sucumbiendo a sus instintos más básicos para sobrevivir. Además de ser un círculo vicioso, ya que los cautivos cambian de nivel al azar de forma mensual.

Su final es lo suficientemente abierto para dejar varias interpretaciones, la más optimista es en la que el protagonista, Goreng (Iván Massagué), ayudado por Baharat (Emilio Buale), consiguen que una niña, la hija de Miharu (Alexandra Masangkay), que está escondida en el nivel más bajo de todos y aparentemente bien de salud, logre subir al nivel 0. Ella se convierte en el “mensaje”.

Esto se ha interpretado como la forma en la que son las nuevas generaciones las que tienen la oportunidad de cambiar ese sistema desigual. Sin embargo, Gaztelu-Urrutia lo plantea desde una mirada diferente. “Para mí, ese nivel más bajo [el 333] no existe. Goreng está muerto antes de llegar y eso es sólo su interpretación de lo que sintió que tenía que hacer”, ha declarado en una extensa entrevista para Digital Spy.

Fuente: Sin Embargo