Elenco de Game of Thrones se reúne y brinda por última vez en la Comic-Con de San Diego

Tras culminar su impresionante andadura convertida en un fenómeno sin igual, pese a que parte del público criticara su final, Game of Thrones brindó este viernes por última vez en la Comic-Con, en un acto en el que estrellas de su reparto repasaron el legado de una serie que hizo historia en la televisión.

Maisie Williams (Arya Stark en la serie), Nikolaj Coster-Waldau (Jaime Lannister), Isaac Hempstead-Wright (Bran), John Bradley (Samwell Tarly), Jacob Anderson (Grey Worm), Liam Cunningham (Davos Seaworth) y Conleth Hill (Varys) conformaron la delegación de Game of Thrones que se presentó en San Diego (EU).

No obstante, hubo fans que criticaron en las redes sociales que a este evento llamado a ser un homenaje final a Game of Thrones no acudieran David Benioff y D.B. Weiss, los dos creadores y máximos responsables de la serie.

“Alguien dejó algunos cafés aquí”, bromeó al comienzo Coster-Waldau aludiendo a un comentadísimo gazapo de la serie, que por error mostró un vaso de cartón en una escena de su última temporada.

El evento de Game of Thrones combinó chistes y curiosidades sobre la serie con comentarios más sentimentales y profundos sobre la huella que ha dejado esta superproducción de HBO.

“Una de las cosas bonitas de esa escena final (la reunión en la que deciden quién se sentará en el Trono de Hierro) es que sentí personalmente que querrías quedarte con ellos”, apuntó Bradley-West.

“Amé mis diez años en Game of Thrones. Fue una experiencia que cambió mi vida”, añadió, por su parte, Hill en un acto que no eludió las reflexiones y comentarios sobre el controvertido final de la serie.

En este sentido, Coster-Waldau se mostró sorprendido por “el nivel de absurdo” de la petición en internet que reclamaba a HBO que rodara una conclusión diferente de la serie.

El actor argumentó que cada temporada de Game of Thrones tuvo sus “controversias” y opinó que es inevitable que una serie así presentara un final que contara con partidarios pero también con detractores.

Fuente: Sin Embargo