Alex Ferns, protagonista de Chernobyl, afirma que su tío murió a consecuencia del desastre nuclear

Chernobyl, el último gran éxito HBO que ha desbancado a Juego de Tronos como serie mejor valorada en IMDb, ha intentado ser tan fiel como le ha sido posible a la realidad que narra, el desastre nuclear de 1986. Y ahora, uno de los actores protagonistas de la ficción televisiva ha revelado que está directamente relacionado con la tragedia, pues su tío falleció a raíz del cáncer que le provocó la lluvia radioactiva originada por el incidente.

En una entrevista a Daily Records, el actor Alex Ferns confesó que su tío, Robert Stephenson, estuvo trabajando para la empresa de aguas escocesa bajo la lluvia en el área de Killearn, Escocia, poco después del desastre de Chernóbil. Según declaró Ferns, su tío “pidió entrar, pero su jefe le dijo que se quedara afuera y que siguiera trabajando”. “Y continuaron”, sentenció.


Fotografía de la zona de Chernóbil luego del desastre. Foto: Especial

Las autoridades escocesas, ante la explosión del reactor y el riesgo de que la contaminación se propagara, instaron a los residentes a evitar el consumo de agua tras las lluvias de 1986. Y, al igual que el tío de Ferns, todos los que trabajaron en la zona fallecieron de cáncer antes de llegar a los 50 años, por lo que el actor culpa a la gestión del incidente de Chernóbil de la muerte de su tío.


Alex Ferns interpreta en a Glukhov, jefe de los mineros. Foto: HBO

“Hay mucha política alrededor del tema”, reflexionó Ferns. “Pero lo que mostramos es que, al final del día, los trabajadores son los que terminan jodidos”, concluyó el actor que interpreta al jefe de los mineros de Chernóbil.

Y al intérprete no le falta razón, al menos según la reacción del partido comunista ruso que ha pedido la prohibición de la serie. A esta iniciativa también se suma otra curiosa propuesta: la de hacer una versión rusa de la serie inspirada en la teoría de que los agentes de la CIA estadounidenses fueron enviados a la zona. Con Chernobyl, la polémica está servida.

Fuente: Sin Embargo