La salida de Aparicio-Tío Sam-Resignación médica-LeBarón molesto

LA SALIDA DE Óscar Alberto Aparicio de la titularidad de la Comisión Estatal de Seguridad fue, ayer, un movimiento anunciado. Prácticamente estuvo decretado desde aquella mañana de diciembre en que tanto Aparicio como el propio fiscal, César Peniche, fueron avisados por el gobernador Javier Corral Jurado, de la creación de la Secretaría de Seguridad Pública, acción con la cual quedaba claro que ambos, Aparicio y Peniche, estaban excluidos del mando policiaco de la entidad.

Fueron prácticamente cinco meses los que tardó el oriundo de Chiapas en establecer con claridad su nueva asignación dentro de la estructura de la naciente Guardia Nacional. Hay que recordar que Aparicio se encontraba “prestado” a Chihuahua desde las filas de la Policía Federal, pero al pasar la corporación a la GN, ahora el retorno de Aparicio será, precisamente, al Frankestein creado por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Ayer, en corto, Aparicio dejó en claro que la liga finalmente se rompió. Se queda su segundo al mando, el comandante Serrano, en calidad de encargado de la Comisión, pero en los hechos, Emilio García Ruiz ya dejó en claro que el que manda es él y poco a poco la mazorca se irá desgranando, a menos que los comisarios de la CES se acomoden en la relajada recta final de la actual administración y naden de muertitos, tal y como lo ha hecho el propio García Ruiz y el equipo cerrado con el que llegó a hacerse cargo de la SSP. Eso sí, los resultados, nulos, saltan a la vista.

En la entidad se avisora un reacomodo en la medida en que los comisarios que deja Aparicio se vayan retirando, o bien, que García les retire el poder de acción. Esa reacción se conocer en un periodo de dos a tres semanas, quedó claro ayer en la última reunión de evaluación que dirigió el chiapaneco que se despidió de sus colaboradores de primera línea.

Quienes conocen a Aparicio saben que el chamaco brincó el charco y trae un as bajo la manga en alguna de las tres regiones de la Policía Militar. Falta conocer la asignación que le dan en la GN. Si acaso la zona que le encomiendan es la norte, más tardará en despedirse que en volverse a presentar en Palacio de Gobierno, pero desde otra perspectiva frente a Javier Corral, César Peniche y Emilio García. Las apuestas están abiertas.

******

BIEN DICEN QUE la carne de cañón siempre han sido los obreros de las maquiladoras fronterizas, por lo que Juárez y Chihuahua no son ni serán la excepción, pues a pesar de que más de una treintena de empleados de maquila en Ciudad Juárez fallecieron como consecuencia del Covid-19 y los brotes no se lograron apagar, las órdenes vienen de arriba y se prevé que suceda lo que suceda con la curva de la pandemia en México, la Secretaría de Economía del gobierno federal pedirá a los empresarios maquiladores de Juárez y la capital, por órdenes de los Estados Unidos, que las labores se activen a partir del 18 de mayo, día en que las industrias automotriz y aeroespacial en el vecino país, reiniciarán sus líneas de producción, por lo que México y las maquiladoras de Chihuahua y Juárez, deberán hacer lo propio y comenzar labores para enviar los insumos que necesiten los gringos.

Y es que para que no existan dudas, la Secretaría de Economía y su titular Graciela Márquez, ya les notificaron de esa petición estadounidense a los diputados federales, por lo que pase lo que pase, si la curva se aplana, sube o se extiende, lo más seguro que a partir de la fecha antes descrita, las maquiladoras reinician porque reinician, sin importar brote o pandemia.

******

ES PRECISAMENTE ESA necedad, y también necesidad de reabrir la economía, lo que trae en jaque no a los gobiernos ni a los ciudadanos, sino al personal médico, tanto así que los malosos nos comentan que en grupos de WhatsApp en los que se comunican médicos, médicas, enfermeros y enfermeras, comenzó a circular la noticia de que el riesgo por el Covid-19 en los hospitales de la entidad se extenderá prácticamente todo el año, así, con esas palabras, el personal médico ha tenido que asumir el tema con resignación, a sabiendas de que aunque todos los sectores de la población retomen sus actividades normales a más tardar el 30 de mayo, ellos deberán continuar en la primera línea de batalla, recibiendo a los pacientes que comenzarán a caer inclusive pasando la cuarententa, por lo que ya les solicitaron que ni se hagan ilusiones, el personal médico tendrá que soportar la pandemia hasta finales del 2020.

******

SI DE PERSONAL médico se trata, nos enteramos que ya es demasiada la molestia en contra del encargado del IMSS en Chihuahua, Arturo Bonilla y Calderón, quien más parece que está de adorno que de directivo o líder del rebaño de los hospitales donde se libran las más cruentas batallas contra el Covid-19, pues es en los hospitales del Seguro Social de Juárez y Chihuahua, donde se han registrado la mayoría de las muertes por el virus, y es que nos comentan que por más que llegan y llegan aviones con insumos procedentes de China y que adquirió el gobierno federal, poco o nada llega a los nosocomios de la ciudad fronteriza y de la capital, atribuyéndole que sus gestiones han sido mínimas. Y aunque el domingo llegaron camas hospitalarias, las lenguas viperinas afirman que fue más por bondas de la SEDENA, que por gestiones del IMSS.

******

QUIEN DE PLANO se puso fúrico y ya rompió con el gobierno federal y de paso con el estatal, es Adrián LeBarón, chihuahuense que nomás no ve por dónde se resuelva la masacre de nueve integrantes de su familia, incluidos hija y nietos. Y es que el también activista mostró en Twitter el nombre de quien presuntamente es el hombre que dio la orden de perpetrar la matanza del pasado 4 de noviembre en los límites entre Sonora y Chihuahua, pues a decir de LeBarón, desde la cúpula de la federación se protege a los delincuentes, por lo que ya perdió la fe de que se haga justicia.