Semáforo al gusto-Amigazos-Pleitos digitales-Tema enterrado

NARANJA TIRÁNDOLE A amarillo, y no mostaza, amarillo nomás. Y es que con todo y que la Secretaría de Salud del gobierno federal colocó a Chihuahua en color naranja del semáforo epidemiológico, el Gobierno del Estado decidió quedarse en amarillo, a pesar de que los contagios de COVID-19 y las hospitalizaciones sí han ido en aumento en los últimos días, además de que se advierte una tercera ola que podría golpear a Chihuahua y a todo el país a raíz de la movilidad que seguramente habrá en Semana Santa, la cual ya inició ayer y tendrá su cúspide este fin de semana, pero con todo y eso, Salud estatal fue clara al respecto: la entidad permanece en amarillo y sálvese quien pueda, porque es casi seguro que en dos o otras semanas, la crisis sanitaria llegará.

Vaya, pareciera que México no rebasó ya las 200 mil muertes y que el rebrote por Semana Santa no se encuentra a la vuelta de la esquina. De hecho todo indicaría que la visita de Andrés Manuel López Obrador sirvió de vacunación virtual y mental para que los funcionarios estatales de la salud decidieran que todo está más que bien y no es necesario regresar a naranja en el semáforo epidemiológico. El amarillo tendrá sus costos y pasará factura a mediados de abril. No hay duda de ello y existen dos rebrotes anteriores como amarga experiencia. Pero bueno, eso de la política también infectó a la propia pandemia COVID.

Por lo pronto la actividad social, económica y por supuesto que las escenciales continuarán en su apogeo en pleno arranque de Semana Santa, por aquello de que si la sana distancia no se respetaba en naranja, mucho menos ahora en amarillo pálido… a secas y ni siquiera moztaza.

******

FELICES DE LA vida, como si nunca hubiera habido dimes y diretes entre ellos, choques que terminó por pagar la población chihuahuense, así andaban el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Javier Corral. Atrás quedaron las broncas por el conflicto del agua, cuyos afectados fueron los agricultores, pues el Góber y su senador favorito, Gustavo Madero, sólo se metieron para sacar raja y terminaron por afectar más un movimiento legítimo, porque lo que se vio el viernes en Ciudad Juárez fue eso, ya todo quedó atrás entre AMLO y Corral, y lo que sigue es entregar el gobierno estatal a Morena y su candidato, el candidato de ambos: Juan Carlos Loera.

Frases como “a petición de Javier vamos a intensificar la vacunación” o “vamos a trabajar juntos, es lo que vengo a ofrecer a Chihuahua”, sorprendieron a algunos por la actitud cambiante de López Obrador hacia Javier Corral, sin embargo, puede más el interés electoral de ambos que sus rencores políticos, porque eso de que lo hagan por el bien de los ciudadanos chihuahuenses, que se lo crean quienes no los conocen.

******

QUIENES SÍ CONOCEN al gobernador Javier Corral y continúan aplaudiéndole, a pesar de que a uno lo pudo acomodar donde quería, que era la candidatura panista a la alcaldía de Chihuahua capital, son precisamente Miguel Riggs y Lucha Castro, la exconsejera de la Judicatura, a la que Corral le entregó esa posición, pero que la mujer tuvo que dejar por cuestiones de salud, en medio de acusaciones de corrupción y batideros judiciales. El caso es que los aprovecharon sus redes sociales, el primero para enfrascarse en discusiones con otros internautas por el caso de la “nómina secreta” y la segunda para aplaudirle al gobernador.

Riggs, hoy candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Chihuahua, se puso a criticar el asunto de la “nómina secreta” cuando se llevaba a cabo la audiencia de formulación de imputación de la candidata del PAN a la gubernatura, Maru Campos, pero más tardó en escribirlo a que otros internautas le contestaran, recordándole los contratos que Gobierno del Estado tiene con sus empresas, algunas creadas ipso facto y nada más para hacer negocios a pesar de los conflictos de intereses, como el caso de MOLRI. Aun así, Riggs lo reconoció y afirmó que eso está en “transparencia” y no en “secreta”, lo que intensificó el debate, en el cual no faltaron los calificativos que fueron desde “traidor” hasta “descarado”.

Mientras que Lucha aprovechó la publicación del evento de Corral con AMLO en Ciudad Juárez para aplaudirle a su Góber, calificarlo de gran estadista, cuestión que nada más y ella el aludido se creen.

******

SERÁ MAÑANA A las 9:00 horas cuando por fin se sepa si la alcaldesa con licencia de Chihuahua capital y candidata del PAN a la gubernatura, Maru Campos, es vinculada o no a proceso, luego de una maratónica audiencia de formulación de imputación en la que el Ministerio Público no dejo títere sin cabeza, pues agarró parejo y puso a un sinfín de actores políticos bajo la sombra de la corrupción, algunos hasta tuvieron que salir a defenderse y desmentir al MP, a la cual sólo le faltó decir que hasta las palomas que habitan en Palacio recibían sobornos del exgobernador César Duarte. Lo cierto es que el juez Samuel Uriel Mendoza tendrá en sus manos mañana, el destino político de Maru y del PAN mismo, incluso el del estado.

Lo cierto, dicen los malosos que le saben a la tenebra judicial, es que una vez concluída la audiencia de imputación, si queda la alcadesa con licencia sujeta a juicio o no, es algo más que irrelevante, ya que el raspón de mobiliario con este tema ya ocurrió desde septiembre del año pasado, cuando el gobernador Javier Corral decidió ehcar toda su carne al asador.

Y es que desde el Ministerio Público, pasando por supuesto por la defensa de la panista, y obviamente los propios juzgadores, saben que elementos firmes para llegar a una sentencia condenatoria nomás no existen en todo el dichoso expediente. Pero más allá, hay más posibilidades de que mañana se cancele el show mediático montado con fórceps desde Palacio de Gobierno a que se de una vinculación.

Aún así, el escenario de la vinculación tampoco es algo desolador para la defensa de Maru Campos, ya que les deja a su equipo de abogados el camino libre y ligero para andarlo en un juicio libre y apegado a derecho, sin la presión de un Gobierno como el de Corral, que cada día que avanza se extingue más y más no solo en tiempo, sino en fuerza e influencia… si es que alguna vez la tuvo.

Vaya, en caso de que el juzgador decida la vinculación y abra el periodo de juicio, precisamente por allá de agosto o septiembre se estará dictando lo que mandate el expediente a la en ese momento posible gobernadora electa o en funciones. Así de contundente será el final de la intentona del gobernador Javier Corral de impedirle el paso a que su partido, el PAN, continúe al frente del gobierno de Chihuahua.