Sabios-Liz a escena-Pie sin bola-Regreso a casa

DICEN QUE ES de sabios cambiar de opinión, y así le sucedió al gobernador Javier Corral, quien decidió hacer presencia en el Desfile del Día del Trabajo, al menos para no quedar mal con los organizadores, la CTM y su líder sempiterno, Doroteo Zapata, pues sin presídium de por medio y bastante improvisado, el góber se apersonó en el inicio de la marcha, allá en el monumento al trabajo, y sólo permaneció lo que duró la caminata desde El Palomar hasta la calle Aldama, ya que de ahí y sin decir más nada, se metió a Palacio de Gobierno y salió directo a su camioneta, donde sus escoltas ya lo esperaban. Al menos brindó material para la foto.

Y es que es ahí lo que causó escozor entre los grillos del pueblo, pues en la marcha, Javier Corral volvió a caminar a un lado de Doroteo Zapata, mientras que los dirigentes del PRI Estatal y Municipal, Omar Bazán y Fermín Ordóñez, sólo se veían extrañados. El trascurso del desfile se fue tranquilo, las protestas y exigencias de todos los años, mejores prestaciones y aumentos salariales, además de que no podían faltar los que pidieron la renuncia de Corral, entre ellos los concesionarios, quienes se fueron jefes y exigieron al Estado que les conceda el tan añorado aumento al transporte.

Sin embargo, los malosos nos comentan que incluso los priistas tuvieron sentimientos encontrados, ya que vieron cómo el antes poderoso gobernador ni los volteaba a ver, pero ahora, hasta intentó caerles bien para que lo invitaran a la fiesta.

Pero no todo fue confusión para los tricolores, pues nos dicen que quien aprovechó el paso relajado del Secretario General de Gobierno, César Jauregui Robles, fue el propio Omar Bazán, que ya tiene cita en corto con el número dos de Palacio. ¿A qué se deberá la apresurada agenda privada? Es una trivia con dedicatoria para un priísmo ávido de palestra.

******

YA QUE ANDAMOS en terrenos de la familia revolucionaria, quien reapareció en la escena grilla de la capital, fue la ex diputada tricolor, Liz Aguilera, también ex funcionaria estatal durante la administración de César Duarte.

Luego de permanecer fuera del foco de la atención, incluso de que corrieran rumores de una intempestiva salida del País por aquello de la oleada, pánico y persecución que generó la Operación Justicia para Chihuahua, desde el inicio del gobierno de Javier Corral, esta semana Liz Aguilera pudo compartir en un encuentro mañanero con su dirigente estatal, Omar Bazán, en un conocido restaurante del centro de la ciudad.

Quienes atestiguaron el encuentro narraron que la priísta luce renovada y lista para lo que pueda requerir su partido; aseguran que ya se respira tranquilidad para moverse con relajación y el motivo del encuentro con su presidente de partido quizá se deba a las aguas tan rebotadas que traen al PRI inmerso en la renovación de la dirigencia nacional, donde la agenda de Bazán Flores va a contrapelo de lo que ocurrirá con el priísmo capitalino que prácticamente en bloque se irá en favor del candidato que no tiene el aval del Comité Estatal.

******

NO DA PIEN con bola, y ahora resulta que hasta tendrá que despedir gente, eso es lo que le espera al súper delegado Juan Carlos Loera, ya que el oficio que comenzó a circular desde el martes en las diversas dependencias federales y emitido por la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, exige que todos aquellos empleados contratados a partir del 1 de diciembre del 2018 tendrán que decir adiós, y aunque busquen maquillarlo como ajustes, lo cierto es que se viene otro estrangulamiento a la burocracia federal, cuestión que deberá ser replicada acá en el estado por Loera de la Rosa, a quien le prometieron ayudantes y ahora le quitarán más trabajadores. Así que el gobierno federal ni cacha, ni picha, ni deja batear, pues la generación de empleos va en picada, y los que ya están, los despide y destroza.

******

HABLANDO DEL GOBIERNO federal, allá en las alturas de la Federación ya encontraron un culpable de que los niños que acudieron a la mañana del presidente Andrés Manuel López Obrador, se quedaran dormidos mientras el jefe del Ejecutivo hablaba, y se trata ni más ni menos que de un viejo conocido de Chihuahua, Juan Ramón Flores, actual coordinador de asesores del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, y que durante el sexenio de César Duarte fungió como coordinador de Comunicación Social. Resulta que Flores fue el responsable de llevar a los niños desde las cuatro de la mañana para que estuvieran listos para recibir al presidente, lo que provocó que esa desmañanada de los peques, se transformara en la foto viral del Día del Niño.

******

PARA NO DEJAR tinta en el recipiente de Morena, los malosos nos comentan que en el partido pretenden volverle a abrir la puerta a Víctor Quintana, secretario de Desarrollo Social del gobierno estatal, quien dejó a los morenos para terminar en el gabinete de su amigo panista, el gobernador Javier Corral, pero como don Víctor siempre ha sido de izquierda, los conservadores y fifís azulados nomás no lo tragan, así que como se ha desatado un fuego amigo en contra de Quintana, varios morenos ya levantaron el teléfono para que regrese, entre ellos el coordinador regional de programas federales, Marcelino Gómez Brenes. A ver si el hoy funcionario de primer nivel de Corral, recapacita y se reconcilia con su pasado.

Pero el apapacho a Victor Quintana no solo llegó como bálsamo desde terrenos de Morena, sino también desde la casa oficial que hoy comparten panistas de derecha y activistas de izquierda.

Resulta y resalta que el presbítero con ideología de izquierda, Camilo Daniel, se aventó sendo escrito para dar una revalorización al triunfo electoral de su amigo Javier Corral, quien hace más de dos años, a decir del sacerdote católicos, arribó a la titularidad del Ejecutivo estatal, como resultado de una alianza ciudadana, más allá de la postulación de un partido.

El texto alude a la participación de no pocos activistas en la hoy mal lograda Alianza Ciudadana que nació de la Unión Ciudadana de Jaime García Chavez, hoy acérrimo opositor del fallido gobierno corralista; entre esos activistas, Camilo Daniel ensalza a Victor Quintana y su trayectoria, a manera de recordarle a los azules con los que el propio prelado convive en la casa del Nuevo Amanecer, que el equipo de izquierda se encuentra unido y no abandonarán a uno de los suyos.

Para que no quedara duda que los afectos de izquierda que tiene el gobernador Corral en áreas privilegiadas del poder, se encuentran pendiente del futuro de Quintana, quien compartió intensamente el texto de Camilo Daniel, fue precisamente la Consejera de la Judicatura, Lucha Castro.