Juego a perder-Timing azulado-Mocken azul-Estado de Chueco

SIN DUDA QUE el Partido Acción Nacional se encuentra inmerso en tremenda telenovela que bien se puede titular “Cuando juegas a perder”; la apuesta pareciera, sin duda, esa. Toda la carne al asador; all-in, dicen los apostadores en Las Vegas. Apretando el spring final, pero con ganas de no alcanzar el triunfo…

La elección interna panista del próximo 24 de enero, donde la militancia decidirá quién será su candidata o candidato a gobernador, atraviesa por la guerra sucia más intensa que ha vivido el panismo chihuahuense en las últimas dos décadas. Les faltan cubetas para lanzarse tal cantidad de lodazal.

Por un lado la maquinaria del Gobierno estatal encabezada por el gobernador Javier Corral, quien se remangó la camisa y dejó tirados muy lejos los guantes blancos que Acción Nacional pregona como protectores de la democracia a manera de brega de eternidad. A un costado del mandatario, el precandidato Gustavo Madero, tambié denunciado ante la Fiscalía General de la República y la SEIDO por actos de corrupción y posible involucramiento con la delincuencia organizada, lanzando ataques a su opositora en cuanto discurso pronuncia en su precampaña. Finalmente, frente a la anterior dupla, Maru Campos y su equipo lidiando la persecusión política de la Fiscalía General del Estado y enfocando sus baterías en una defensa jurídica, que tampoco la aleja de acusar a su correligionario y a la vez mandatario estatal de misógino, opresor y representante del autoritarismo puro.

La mezcla de esos mensajes para el panista es, al final del día, que nadie está limpio… al menos de acusaciones.

******

PERO AÚN EN esa guerra sucia que el PAN protagoniza en su máxima expresión, y que a la distancia se vuelve en un mórbido deleite electoral para el candidato de Morena a la gubernatura, Juan Carlos Loera, hay ganadores y perdedores, al menos en el manejo de los tiempos y alcances de las andanadas de lodazal puro.

Ayer fue claro el ejemplo que se presentó, cuando el equipo de Maru Campos se le adelantó a Palacio de Gobierno con la aparición en público de Jaime Herrera, exsecretario de Hacienda en el gobierno de César Duarte, y desde 2016 el Testigo Protegido VIP del gobierno corralista. En las declaraciones ministeriales de Herrera prácticamente descansa la Operación Justicia Chihuahua y los consecuentes Expedientes X.

¿Palacio de Gobierno y la Fiscalía General planearon la aparición de Herrera en la parte final de la contienda interna del PAN?, sería tanto como debatir sobre el huevo y la gallina. Pero el que salió públicamente primero a desacreditar y exhibir lo que horas más tarde intentaría el propio Jaime Herrera, fue el secretario del Ayuntamiento, César Jáuregui, quien presentó a la una de la tarde varias grabaciones de conversaciones telefónicas entre él y el propio Herrera, donde éste reconoció que sus declaraciones como Testigo Protegido en contra de Maru fueron falsas y presionado por el Ministerio Público como cuando “te ponen una pistola en la cabeza”.

A las cinco de la tarde, Jaime Herrera tuvo que decir en su salida pública, que cayó ingenuamente en llamadas “inducidas” que le hizo César Jáuregui los últimos días de diciembre pasado y que lo grabó maliciosamente para exhibirlo públicamente. Intentó convencer el exfuncionario duartista y hoy Testigo estrella de la Fiscalía Estatal, que él fue conducto para entregar dinero a Maru Campos y César Jáuregui por órdenes de César Duarte. Es la palabra de un Testigo Protegido que deberá sostenerse con pruebas en un tribunal. Curiosamente apenas hace unos días el Ministerio Público se animó a consignar el expediente que supuestamente tiene armado desde el 2017 y que guardó celosamente para usarlo coincidentemente la víspera de la elección interna del PAN en el 2021. Cosas de la vida y los tiempos en la política.

******

APENAS Y EL dramón panista alcanzaba una de sus tantas cúspides ayer, los precandidatos azules a la gubernatura fueron citados vía remota por el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, quien pidió a la presidenta del Comité Directivo Estatal y al delegado del CEN, Rocío Reza y Luis Serrato, organizar una reunión entre Maru Campos y Gustavo Madero para solicitarles la unidad del partido, suceda lo que suceda, así lleguen desgarrados el domingo, día de la elección interna que definirá quién representará al panismo el 6 de junio y con la esperanza puesta en refrendar la gubernatura.

A Maru la acompañó su eterno escudero, Mario Vázquez, mientras que con Madero acudió Fernando Álvarez Monge, coordinador de los diputados locales del PAN. Ahí, mientras escuchaban el mensaje de Marko Cortés, la tensión estaba a tope, pues las disputas entre ambos precandidatos están cada vez más subiendo de tono, y aunque se comprometieron en eso de que “Chihuahua los une”, lo cierto es que de aquí al domingo la sangre puede llegar al río y la resquebraja “unidad” panista puede aún sufrir más fracturas, grietas y dolencias, con señales de que incluso no se pueda levantar… mientras, los de Morena se comen unas palomitas.

Como resultado de la reunión virtual salió minutos más tarde el Comité Estatal con un comunicado de prensa que causaba “lágrimas y risas” al mismo tiempo, en el que se decía que el llamado a la unidad del panismo había tenido eco en los precandidatos. ¡Mmmmmm… ternutitaaaaa!

******

PERO EN DONDE el panismo se lleva a uno de los grillos más deseados por todo el abanico de colores partidistas es en Ciudad Juárez, ya que el exalcalde de extracción priista de esa ciudad, Javier González Mocken, quien estuvo a punto de ganar las elecciones del 2018 para quedarse con la Alcaldía juarense bajo las siglas de Morena, es ahora un alfil del Partido Acción Nacional, tanto, que González Mocken confirmó que irá en busca de la candidatura azulada para la Presidencia Municipal de Juárez. La candidatura será definida a través de una encuesta, al estilo Morena, pero chance menos cuchareada, y si es así, sin duda los morenistas y tricolores deberán de cuidarse de un partido que poco figura en el electorado juarense, sin embargo, con la llegada de Mocken, eso podría cambiar, aunque todavía falta que el exalcalde gane oficialmente la encuesta, que si la lógica no falla, seguro arrasará. ¿Será que el fiscal César Peniche se queda con las ganas de la candidatura panista?

Pero este anuncio para el panismo es un bálsamo tranquilizador, pues independientemente de quien gane la candidatura el próxmo 24 de enero, que en los números y las encuestas apunta a que será Maru Campos en un dos a uno, el hueco que el PAN tenía en Juárez parece que se achica o casi desaparece, y al menos González Mocken evitará una zapatiza en contra de Acción Nacional, lo cual hace pensar que el PAN se encuentra en la antesala del tener el Gobierno del Estado por segunda ocasión. La primera fue con Pancho Barrio en 1992, y los mal pensados dicen que en el 2016 llegó un militante panista a Palacio de Gobierno… pero no el PAN. ¡Aaaaaah raza pinolera!

******

Y NO SÓLO en la carrera por la alcaldía de Juárez se movió el tablero, los malosos nos comentan que algo similar está ocurriendo en la capital, en donde un hijo no tan pródigo del PRI podría regresar a las filas tricolores para representarlos en busca del Ayuntamiento de Chihuahua. Se trata de Fermín Ordóñez, quien vio truncada su búsqueda de la candidatura independiente después de irse de la familia revolucionaria, prácticamente obligado por Omar Bazán, entonces dirigente estatal. Sin embargo, la llegada de Alex Domínguez a la dirigencia y el registro de Chela Ortiz como precandidata a la gubernatura, está permitiendo que las aguas vuelvan a su cauce y en una de esas, Ordóñez Arana se convierte en el abanderado priista a la Presidencia Municipal de Chihuahua, tal como era su deseo desde antes de retirarse de manera forzada del partido de sus amores.

******

ENTRE QUE LA impunidad reina con los más pesados y al antojo de la 4T, pues mientras se exonera al general Salvador Cienfuegos, al hijo del Chapo y Emilio Lozoya, los que han tenido que soportar el estado de chueco que impera en la Fiscalía General de la República, de la mano del Ejército y la Guardia Nacional, son los tres agricultores presos desde la toma de La Boquilla, cuando se les acusó de terrorismo y de querer atacar a elementos de la GN, por lo que continúan y continuarán presos al menos un mes más, además, no son los únicos a los que el gobierno federal trae en la mira por participar en el conflicto del agua, ahora también Andrés Valles, el líder lechero y presidente del Módulo 4, al cual califican como uno de los principales agitadores de las protestas que hicieron arder Chihuahua desde el año pasado, tanto, que a Valles ya le tiraron el guante y no descansarán hasta que lo detengan. Su delito, dicen los agricultores y lecheros, exhibir el desastre que trae la 4T en el campo chihuahuense.