Quiebre total-Nuevos Fifís-Plazo electoral-Llamada a CDMX

“POR ENCIMA DEL interés personal, está el interés nacional”, repite Andrés Manuel López Obrador cada vez que se refiere al agua de las presas de Chihuahua, sin embargo, esa máxima no la cumplió en lo que respecta a la seguridad y el choque frontal entre él y el gobernador Javier Corral se hizo más evidente con el rompimiento entre autoridades federales y estatales en materia de seguridad, pues desde la cúpula del Gobierno de México, no gustó para nada la crítica hacia la Guardia Nacional, cuyos elementos tienen sitiadas las presas La Boquilla, Las Vírgenes y El Granero, no así a las células del crimen organizado que continúan impunes por todo el territorio estatal. Sin embargo, como siempre sucede con este tipo de pleitos políticos entre los diversos niveles de gobierno, los que salen perdiendo son los ciudadanos y en sí Chihuahua, ya que no conforme con estar confrontados por el conflicto del agua, ahora también lo están en materia de seguridad, precisamente en el tercer estado más violento del país.

Es así que los dimes y diretes no se han hecho esperar de un lado y del otro, pues mientras el Góber afirma que se trata de represalias, el súper delegado Juan Carlos Loera asegura que Corral empezó con las hostilidades, así que quién lo diría, si ambos eran tan cercanos que hasta se hablaba que para Javier Corral no sería una derrota si Loera de la Rosa se quedaba con la gubernatura, pero algo fuerte sucedió y a decir de los malosos, el quiebre total tuvo su cúspide el pasado domingo 13 de septiembre, cuando ambos permanecieron charlando bajo la lluvia durante varios minutos al concluir el homenaje a los Niños Héroes.

******

PERO MIENTRAS ALGUNOS sufren por el abandono de Chihuahua en materia de seguridad, empleo y cualquier otra asignatura que se le ocurra al estimado lector, quienes decidieron ahogar sus penas en un buen trago, acompañado de un excelente corte de carne de esos de calidad premium, fue a la familia Morena que anduvo de plácemes en la víspera con tanta visita de sus fórmulas de candidatos a la dirigencia nacional.

Eso motivó un encuentro digno de contarse ayer en Ciudad Juárez, pues la comitiva de Antonio Attolini, que busca ser Secretario General del CEN de Morena, decidió cerrar la gira en un restaurante de postín llamado ARDEO, ubicado en la zona VIP de la frontera, por la avenida Gómez Morín.

Escoltado el aspirante por Alejandro Pérez Cuéllar, hermano del senador que busca la gubernatura del estado, se toparon en ese mismo lugar “Fifí” al bando contrario, encabezado por uno de los hermanos del otro suspirante Moreno, Rafael Espino. Los que vieron el encuentro narraron que elevaron la copas Alex y el hermano de Espino, brindaron, se abrazaron y poco faltó para que se armaran las estrategias en conjunto. No faltó el morboso que notó otro elemento, pues al fondo del lugarcito se encontraba el súper delegado Juan Carlos Loera de la Rosa, quien quizá solamente acudió a calmar el apetito, ya que el lugar es digno representante de la alta cocina, pues tan sólo una orden de tacos no baja de los 280 pesos y cualquier corte medianero hay que desembolsar de 400 a 500 pesos. Así se mal pasan los nuevos Chairos-Fifís.

******

YA QUE MENCIONAMOS al súper delegado Juan Carlos Loera, a él y a varios de sus funcionarios les ha de haber caído del saco de las palabras de Andrés Manuel López Obrador ayer en la mañanera: “todo funcionario que aspire a un cargo en 2021, debe renunciar a finales de octubre”, y es que a decir del Presidente, teme que se utilicen los programas sociales a beneficio electoral de los encargados de repartirlos entre los más necesitados, y por cierto, Loera tiene múltiples denuncias al respecto, interpuestas por militantes de Morena. Así que si el súper delegado pretende buscar la candidatura morenista a la gubernatura o a la alcaldía de Juárez, deberá poner su renuncia sobre la mesa a finales del mes que entra, a menos que su máximo jefe, López Obrador, cambie de opinión de última hora.

******

EXHIBIDA, ASÍ ES como quedó la directora General de la CONAGUA, Blanca Jiménez, ante la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pues trascendió que durante la reunión de alcaldes priistas con la encargada de la política interna del país, la exministra se sorprendió cuando gente del alcalde de San Francisco de Conchos, Jaime Ramírez, le mostró las cifras reales en lo que respecta a la capacidad de La Boquilla, poco más de 900 millones de metros cúbicos, de los cuales, la CONAGUA, cuando abrió las compuertas el 6 de septiembre, pretendía llevarse 366 millones de metros cúbicos, a pesar de que son necesarios casi mil millones para el ciclo agrícola del 2021. Vaya, Blanca Jiménez mal informó a la titular de la SEGOB y quién sabe con cuántos funcionarios federales más lo ha hecho, incluso hasta con el Presidente, aunque en una de esas, la orden se la dio el Ejecutivo para manipular la información. Sea como sea, y ante las cifras manipuladas de Jiménez Cisneros, se espera que hoy acudan técnicos de la CONAGUA para realizar una revisión a la cantidad de agua que almacena La Boquilla, además de que tendrán que contar el porcentaje que debe permanecer sí o sí para evitar el azolve y no dañar la infraestructura. Las esperanzas están puestas en esa revisión para terminar con el conflicto.

******

EL QUE ANDUVO ayer en Palacio Nacional, en la CDMX, luego de ser citado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, es ni más ni menos que Rafa Espino, a quien el tabasqueño lo mandó llamar debido al encargo que ostenta por parte de la 4T, el de consejero independiente de Pemex, por lo que ni tardo ni perezoso, Espino, que quiere ser candidato a gobernador por Morena, acudió a la capital del país para reunirse con López Obrador, de quien es amigo y hombre de todas sus confianzas.