Priistas enojados-Desmoronados partidos-“Unidad” regañada-Amarres morenos

OOOOTRA VEZ, Y en menos de dos meses, militantes priistas que se vieron afectados por las decisiones que toma el dirigente estatal Omar Bazán, han impugnado el método de selección de candidatos a la gubernatura, diputaciones locales y Ayuntamientos que el viernes pasado, el 27 de noviembre, había repuesto de manera fast-track el Consejo Político Estatal, luego que el días antes, el lunes, la Comisión de Justicia Partidaria del Comité Ejecutivo Nacional tumbara lo establecido por el Consejo en la sesión del 10 de octubre, así que para según él reponer el proceso y actuar de acuerdo a los estatutos, Bazán Flores citó a los consejeros vía Zoom y volvieron votar el dichoso método que terminaría por darle la batuta al también diputado local priista para imponer a diestra y siniestra a los candidatos, sin embargo, quizá no contaba con otra inconformidad que ya llegó a manos de la Comisión de Justicia Partidaria del CEN tricolor, impugnación que pretende volver a darle revés a lo votado el pasado viernes y que fue interpuesta ni más ni menos que por cuatro exdiputados locales de la familia revolucionaria: Adriana Terrazas; Ricardo Orviz; René Franco y Jorge Gutiérrez Casas, quienes ya también se le levantaron en armas a Omar Bazán, al cual acusan de nomás jalar agua para su molino.

Los exdiputados locales y dos militantes priistas identificados como Jorge Salcido y Carlos Antonio Calleros, alegan que se violentaron sus derechos partidarios, ya que la invitación para asistir a la sesión virtual sólo les llegó a los consejeros “afínes” a Omar Bazán, además de que a decir de los argumentos interpuestos ante la Comisión de Justicia Partidaria, la XXVI sesión extraordinaria a la que se refieren, ni siquiera alcanzó el 50 por ciento del quorum, es decir, de los 445 priistas que integran el Consejo Político Estatal, no contabilizaron la asistencia mínima para que las decisiones tomen validez, así que a ver si en el CEN se dan cuenta de lo que está sucediendo acá en Chihuahua y de las arbitrariedades que salen de las oficinas de la Dale.

Por cierto que esos exdiputados conocidos como Diputetos en su momento por ser afines al también exalcalde de Juárez, prácticamente están marcando la pauta para dejar la familia revolucionaria e irse a sumar a Movimiento Ciudadano, el cual con la llegada de los nuevos mandones en torno a la candidatura del parralense Alfredo Lozoya, también ha sufrido algunos desgajamientos.

Y es que nos cuentan que MC ya se quedó sin Fernando Reyes, el otrora chamaco maravilla del PAN que prácticamente de nada le dio vida al entonces Partido Convergencia y luego conocido como MC. Hoy Reyes es un activo del Partido Verde Ecologista de México y nos cuentan los malosos que Miguel Vallejo está a dos pasos del mismo rumbo. De aquél triunvirato del que también formaba parte el diputado federal Alan Falomir y que dominaba MC, solamente queda El Cabrito, pero en otros lares también le andan haciendo ojitos, sobre todo porque nomás no convence a “El Caballo” Lozoya de ser candidato a la alcaldía por MC, ya que el de Parral se aferra a que sea el expriista Marco Quezada.

******

EL TAN CACARAQUEADO, y necesario, “Llamado a la Unidad” que organizó el Comité Directivo Estatal del PAN ante el pleito encarnizado que se traen el gobernador Javier Corral y la alcaldesa Maru Campos, estuvo tan mal planeado y operado al vapor que tuvo que ser pospuesto de este jueves a las 7 pm, tal y como lo publicamos ayer, a una nueva fecha que será mañana viernes.

Rocío Reza en su acelere lanzó en redes sociales la invitación a la unidad azul para este jueves, pero al paso de unas horas le llamaron la atención -y dicen que muy fuerte- desde la precampaña de Gustavo Madero, ya que para la misma hora estará la transmision del mensaje del aspirante a la gubernatura con motivo de su informe legislativo de labores.

Ante el error de no tomar en cuenta la agenda de don Gus, la temerosa dirigente estatal mandó cambiar el llamado a la unidad para el viernes, y nos cuentan que el propio Pancho Barrio, que será el invitado estrella, no tuvo opción de quejarse ni decir “pío”.

Así las cosas en el la grilla azul, donde la unidad pregonada por la dirigencia es la prioridad, pero no lo más importante… ¿o cómo era?

******

EL QUE SONRÍE y observa cómo los caminos se allanan para conseguir la candidatura de Morena al gobierno de Chihuahua es Juan Carlos Loera, el súper delegado con licencia que se la ha pasado presentando su “libro”. Lo cierto es que con la petición de desafuero en contra del senador Cruz Pérez Cuéllar para iniciarle un proceso penal por presuntamente recibir 2 millones de pesos del exgobernador César Duarte, el más beneficiado es Loera de la Rosa, y es que en la cúpula morenista afirman que el consejero independiente de Pemex, Rafa Espino, nomás no termina por carburar, mientras que el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, se inclina por Loera de la Rosa, y aunque la última palabra en realidad será de Andrés Manuel López Obrador, chance, sólo chance, le pide alguna sugerencia a Delgado Carrillo, responsable de ponerle al tabasqueño, durante dos años, el Congreso de la Unión a su entera disposición.

Mientras son peras o manzanas, nos cuentan los malosos que con todo y la persecusión en su contra, Cruz Pérez Cuéllar no le bajó la intensidad a los amarres en corto, y esta semana estuvo compartiendo el pan y la sal en un conocido restaurante de la zona de Distrito 1, con el diputado de Nueva Alianza, René Frías.

Hay que recordar que Morena y PANAL irán en alianza en aquellos lugares donde conserva registro el otrora partido fuerte de los maestros. Cruz y el exdirigente magisterial no se reunieron a tomar solamente café, sino a detallar los amarres de ese encuentro en caso de que Pérez Cuéllar se logre hacer de la candidatura de Morena. Vaya, los acuerdos los sigue tejiendo el juarense.