Piden cabezas-El voto por el agua-Final de alarido-Entregas

BIEN DICEN QUE la derrota es huérfana y la victoria tiene muchos padres. Es así que ante la derrota de Morena por la gubernatura y algunas diputaciones que consideraban en la bolsa, así como una que otra alcaldía, los morenos ya están buscando quién se las pague y comenzaron los señalamientos. Hubo algunos que quisieron voltear hacia Martín Chaparro, el dirigente estatal, a quien señalan porque permitió que entre los grupos morenistas se deschongaran, pero otros más radicales, los que cuando la repartidera de posiciones se opusieron a las candidaturas, están señalando a su candidato a la gubernatura, Juan Carlos Loera, a quien el líder nacional Mario Delgado, le permitió hacer y deshacer con la entrega de espacios clave, que iban desde candidaturas a diputaciones federales, locales y presidencias municipales, por lo que aquella furia que se desató entre la militancia y en donde, en ese momento, incluso hicieron circular un audio de cómo el diputado Yako Rodríguez, cuando apenas estaba el acomodo de espacios, reclamaba que Loera y Ariadna Montiel, estuvieran haciendo lo que les venía en gana, por lo que otra vez, ahora que perdieron, están culpando a Loera y a Montiel, exdelegada del CEN en el proceso electoral del 2018 y actual subsecretaria del Bienestar, quien por cierto, ni teniendo todo el censo de beneficiados con los programas sociales de la 4T, pudo sacar a flote la elección a favor de su amigo Loera. Así que ya pasado el proceso y con la derrota a cuestas, con excepción de lo ocurrido en Juárez, algunos grupos de Morena pretenden que la sangre llegue al río y rueden cabezas.

Hacia el interior de Morena lo real es que Chaparro se fortaleció, pues la suplencia que tiene en el proyecto de la Presidencia Municipal de Cruz Pérez Cuéllar en Juárez, lo coloca como de los pocos que no se equivocó en seleccionar con quién jugársela. El gran perdedor y a quien se le cargarán todas las pulgas está en otro lado, en un lugar donde aún no le llega la suficiente madurez emocional para aceptar que le pasó por encima una aplanadora de votos.

Lo que sí habrá de cambiar serán los trabajos con miras a la renovación de mandos dentro de Morena, pero eso sucederá más adelante, en el 2022 nos dicen lo enterados, ya que la actual conformación de la dirigencia estatal es producto de una decisión del Consejo Estatal, que es el que deberá renovarse en cuanto las aguas mansas lleguen finalmente a Morena… quizá después de Navidad, porque si bien en Chihuahua el escenario en lo general es adverso, a nivel nacional la votación del pasado domingo no fue del todo mal para los chicos de la 4T, sobre todo si se toma en cuenta que se llevaron 11 de las 15 gubernaturas en juego. Los boquetes fueron tres, principalmente y por orgullo de territorialiodad, la derrota en la mitad de la CDMX, después de las dos gubernaturas para el PAN (Chihuahua y Querétaro), así como la de Samuel García de MC en Nuevo León, y sin duda que el bajón de diputados federales, aún y cuando conserva la mayoría simple con lo que le bastará al Presidente para seguir manejando el presupuesto federal como lo indique desde Palacio Nacional.

******

Y SI DE ríos se trata, en donde al morenista Juan Carlos Loera le demostraron que “el pueblo manda”, es en las localidades de la cuenca del río Conchos, esas a las que nunca acudió porque dice que recibió amenazas y a cuyos productores agrícolas denostó en infinidad de ocasiones. Resulta que de los 12 municipios que integran esa cuenca, los cuales estuvieron involucrados en el conflicto por el agua de las presas El Granero, Las Vírgenes y La Boquilla, y según datos del PREP, Maru Campos, hoy gobernadora electa, le sacó una amplísima ventaja de casi 46 mil votos, es decir, los municipios de San Francisco de Conchos, Rosario, Camargo, La Cruz, Saucillo, Rosales, Meoqui, Delicias, Julimes, Aldama, Coyame del Sotol y Ojinaga, le otorgaron 71,328 votos a Maru, mientras que Loera acumuló 25,564, además de que en esa región, es en donde el naranja Alfredo “El Caballo” Lozoya y la priista Chela Ortiz sumaron bastante a su causa, al llevarse 21,183 y 8,957 votos, respectivamente.

Por lo que si Loera suponía que con Ciudad Juárez le alcanzaría y por ende no le importó despreciar la zona agrícola de Chihuahua, es preciso señalar que la ventaja que le sacó a Maru con ese municipio fronterizo, que fue de poco más de 60 mil sufragios, 165,593 contra 104,127 de la panista, se le desvaneció con los más de 71 mil votos que le llegaron a Maru, hoy gobernadora electa, provenientes de los 12 municipios de la cuenca del río Conchos. Y repetimos, Chihuahua no es nada más Ciudad Juárez, a pesar de que digan que ahí se ganan las gubernaturas.

******

EL QUE TENDRÁ final de alarido, con eso de que hoy inicia el conteo de votos de manera oficial por parte del Instituto Estatal Electoral, es el Distrito local 21 con sede en Parral, en donde según el PREP y con el 96 por ciento de las actas computadas, quien lleva la delantera es el priista Édgar Piñón con 17,876 votos, seguido a menos de un punto porcentual por Amín Alejandro Corral, de Movimiento Ciudadano, con 17,222 sufragios, es así que por ley y para evitar conflictos que ensucien y judicialicen el proceso, el IEE ordenó un recuento total de votos, pues la diferencia que otorgó el PREP es de apenas el 0.88 por ciento entre el primero y segundo lugar, así que como en las carreras, el tricolor y el naranja tendrán que sacar hasta los dientes para ver quién se queda con esa curul.

******

Y PORQUE CON el triunfo de Maru Campos como la próxima gobernadora, parece que les pusieron un “estate quieto” a los chicos totalmente de Palacio de Javier Corral y ahora andan hasta en modo amable, resulta que ya hasta tienen listo el equipo de entrega-recepción que habrá de trabajar de la mano con quienes decida la gobernadora electa, para así iniciar funciones el próximo 8 de septiembre. Es así que los Mesta, Luis Fernando y Jesús, quienes fungen como secretario General de Gobierno y Coordinador de Gabinete, y que tanto le tupieron a Maru para quedar bien con Corral, tendrán que hacer de tripas corazón e ir armando la entrega, además de Arturo Fuentes Vélez, el secretario de Hacienda, quien trae un despapaye y un montón de deudas que ya lo que quiere es entregar el cargo y salir corriendo.

******

LOS PRINCIPALES ACTORES que ganaron sus contiendas el pasado domingo, ya empezaron a calendarizar dos semanas de enfriamento para ellos y los suyos. A más tardar la próxima semana se terminarán de entregar las Constancias de Mayoría que los acreditarán como gobernadora, alcaldes, síndicos y diputados electos por parte de las autoridades electorales. De ahí serán dos semanas de asueto casi obligado, porque los equipos de entrega-recepción se presentarán la primer semana de julio.

Y es que en esos equipos se delinearán los primeros perfiles de los futuros funcionarios de primer nivel. Al menos en el caso de la capital del estado ya están cantadas un par de semanas de descanso para los chamacos que acompañaron a Marco Bonilla en su caminar para la victoria. En lo que será el Gobierno del Estado, el enfoque de esos 15 días será para determinar quién recibirá formalmente la Secretaría de Hacienda y la Fiscalía General del Estado. Dos áreas más que sensibles en donde las pasiones personales se terminaron desbordando más de lo necesario en contra de la que ahora será la nueva “Jefa”.