Cuatroteros a sus anchas-Obsesión-Berrinches-¿Y los del norte?

RECIEN DESEMPACADO DE unas inmerecidas vacaciones por las paradisíacas playas de Cancún, se encuentra el señor Genaro Vázquez, ínclito elemento de la 4T, donde el señor Juan Carlos Loera lo tiene cobrando como responsable del programa de Becas “Benito Juárez”. Pues de él y de su red familiar con cargo al erario es que nos llegaron lo datos puntuales en la víspera del cierre de esta edición.

El caso es que las quejas de los subalternos ya alcanzaron el grado de denuncia, no solamente por los malos tratos y modos del Coordinador Estatal de este programa, sino porque el señor los hace trabajar jornadas de 7 de la mañana a las 9 de la noche, con permisos escasos de 15 minutos para que vayan a algún Oxxo y se compren alguna chuchería. Y si los que arrastran lápiz por las calles de Chihuahua deben ir a otra comunidad lejos de sus hogares a realizar la chamba, lo tienen que hacer previendo que deben llevar lonche porque los viáticos los canceló el señor Vázquez bajo la amenaza de que si no les gusta la puerta está muy ancha para que vengan otros que sí requieran el trabajo.

Como si les hiciera un favor, el funcionario federal de plano se descosió al meter a la nómina a la familia legal y a la ampliada también, pues a su amiga del alma, Alejandra Acuña, la puso como Jefa de las Unidades de Atención y Respuesta sin que mediara ninguna evaluación más allá de que es la consentida del señor. También encontró trabajo para su mamá, la señora Gloria Soto, así como para su hermana Norma Vázquez, que que se encuentra en el Departamento Administrativo; y eso sin contar a la cuñada, Selene Carmona que cobra tranquilamente como Servidora de la Nación.

¡Qué bonita familia!, diría Don Pompín.

******

CASI BORRADO DEL mapa político ante una supuesta llegada a la 4T que nomás no se concreta, lo que de plano Javier Corral no puede borrar y es un sentir que lo sigue día a día, es su obsesión con César Duarte, su antecesor en la silla de Palacio de Gobierno, que por cierto a don Javier le quedó enorme, grandísima. El caso es que a Corral no se le olvida la obsesión que lo carcomió todo su quinquenio: ver tras las rejas al oriundo de Balleza, y aunque desde el 8 de julio del año pasado, Duarte está preso en Miami y está a nada de ser extraditado, Corral no puede sacarlo de su mente, por lo que como es costumbre del exgobernador golfista, utilizó a las redes sociales para dar señales de vida y compartir un articulo que afirma que la llegada a México de Duarte Jáquez será una caja de Pandora para los priistas que eran en extremo poderosos, y lo que le sigue, durante el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto.

Y aunque el artículo pueda tener o no razón, lo que causa hasta risa es que Corral sigue suponiendo que tiene la calidad moral para tachar a un exgobernador de corrupto, cuando dentro de su (des)administración se presentaron múltiples casos de transas y tráfico de influencias, sin embargo, como don Javier se cree sus propias mentiras, sigue pensando que él es el funcionario público que todo México esperaba, que es limpio e impoluto, incorruptible, vaya, tiene las mismas enfermedades mentales que un señor que vive en un Palacio frente al Zócalo.

******

CUANDO TODO PARECÍA indicar que el súper delegado Juan Carlos Loera había alcanzado la inteligencia emocional para hacer política y dejar de ser un porro de la 4T, la realidad vuelve a caer como ramalazo en aquellos que supusieron que el excandidato de Morena a gobernador podía dar el salto y no ser un aplaudidor más al que le ganan, por mucho, sus fanatismos hacia la figura presidencial. Pero como eso no ocurrió, este fin de semana, Loera volvió a pelearse con los diputados federales del PAN, y de paso con “dos-tres” de Morena, por defender el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2022, ese que los legislares morenistas y de la 4T aprobaron tal cual, como serviles que son hacia el tabasqueño.

Es así que las críticas por parte de los diputados panistas hacia esa plasta de Presupuesto, calaron en el orgullo de Loera de la Rosa, quien se puso a defender a capa y espada lo aprobado por los morenistas en aras de agradar a su jefe, el señor de Palacio Nacional. Tanta fue su “defensa”, que de nuevo llamó “clasistas” a los azules, además de demeritar la reunión que sostuvieron hace días esos mismos diputados federales, tanto del PAN y “dos-tres” de Morena, con la gobernadora Maru Campos. Así las cosas con Juan Carlos, que pues ha de andar feliz porque lo que no se termina, son las dádivas con intereses electorales, esas que la 4T y Morena disfrazan de “programas sociales”.

******

HABLANDO DE LA 4T y sus programas sociales, quien alzó la voz durante el viaje que realizó la semana pasada a la Ciudad de México, precisamente para ir en busca de más presupuesto, fue el alcalde de Chihuahua capital, Marco Bonilla, quien no se quedó callado y le recordó a AMLO que si tanto quiere ayudar a los pobres del país, también lo haga con los del norte, y es que es de sobra conocido que a López Obrador como que el norte le provoca urticaria, más si se trata de Chihuahua, así que Bonilla Mendoza se encargó de recordárselo. A ver si le llega el mensaje.

******

QUIEN SE ANDA haciendo el digno y se dio el lujo de rechazar el llamado a la unidad por parte de Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, es el senador Gustavo Madero, el cual aún trae la espina clavada respecto a que no pudo llegar a ser gobernador de Chihuahua, con todo y que Javier Corral le ayudó en demasía, incluso persiguiendo a la hoy gobernadora Maru Campos. Pero como a Madero nomás no se le hizo, incluso porque mucho tuvo que ver que Marko no agachó la cabeza ante el berrinche corralista de imponer a Madero, es que don Gustavo se anda haciendo del rogar, luego de que el dirigente panista lo invitara a sumarse a las campañas electorales que renovarán gubernaturas el año entrante, y aunque Madero afirmó que sí apoyará al aspirante azulado por Durango, dejó en claro que lo hará por gusto y cuenta propia, y no por hacerle caso al llamado de Marko.