Nueva carta-Tena remonta-Pieza financiera-Manotazo en el PRI

EL GOBERNADOR JAVIER Corral ha mantenido en bastante suspenso a la persona que ocupará el espacio que dejó libre Lucha Castro en el Consejo de la Judicatura Estatal, al asegurar que lo está analizando con barras y colegios de abogados, con la intención de que ese puesto que le toca, por ley, ser designado por él mismo, esté bien aprovechado y no sea materia de disputa, como sí lo fue en su momento el nombramiento de Castro, sin embargo, los más enterados nos comentan que efectivamente así será, tan es así que ha sonado fuerte el nombre de César Jáuregui Robles, el exsecretario General de Gobierno que, en su momento, estuvo bien con casi todos los sectores de la sociedad y no salió raspado de su gestión como número dos de Palacio.

Además, poco o nada se ha dicho que el mismísimo gobernador auguró su regreso, fuera de libreta, el pasado domingo 15 de septiembre durante los festejos patrios al interior de Palacio de Gobierno, así que chance ese anunció fue para calarle el agua a los camotes y ver cómo respondía la raza grilla ante una posible vuelta de Jáuregui a la política local, y que mejor que como consejero de la Judicatura Estatal, pues experiencia tiene y mucha, especialmente porque ya pasó como tal, pero el Consejo de la Judicatura Federal del 2009 al 2014.

******

HABLANDO DE CUESTIONES leguleyas, pero las que parecen no tener ni pies ni cabeza, los malosos nos comentaron que quien ya interpuso su mentada controversia constitucional en contra del Plan de Inversión del Gobierno del Estado 2019-2021, es el equipo jurídico del alcalde de Cuauhtémoc, Carlos Tena, quien se quejó amargamente de que el gobernador Javier Corral sólo le otorgará a ese municipio 200 millones de pesos para obra pública, lo que el edil emanado de Morena considera injusto y anticonstitucional, razón por la que acudió a quejarse ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero lo que Tena no sabe o de plano no quiere hacerlo, porque lo que quiere es grilla y sonar el pandero, es que el Gobierno del Estado, en situaciones como esta, tiene la opción de elegir y designar hacia dónde se van los recursos, algo así como lo que hace el gobierno federal con los estados del país, aunque ahí todavía existe más materia legal para quejarse de la injusta repartición de dinero hacia las arcas estatales. Cuestión de enfoques y de ideologías grillas.

******

MUY ACTIVO ES como anda en las redes sociales el diputado federal de Movimiento Ciudadano, Alan Falomir, pues anda invitando a diestra y siniestra a todos aquellos que puedan y quieran acudir a su primer informe como legislador, el cual será el próximo 13 de octubre al mediodía en el Centro de Convenciones, en donde seguramente estarán algunas figuras del partido naranja y no tanto, incluidos independientes que coquetean con el color que los lance a alguna candidatura.

******

RETOMANDO EL HILO de Palacio de Gobierno, ayer los malosos dieron cuenta de la llegada del nuevo Subsecretario de Egresos en la Secretaría de Hacienda que dirige Arturo Fuentes Vélez. El nombre de César Bolado quizá no diga mucho, en los anales del panismo local, pero al rascarle su historial profesional arroja más luz sobre la carrera financiera del ya no tan chaval ahora funcionario estatal.

Para arrancar bocado trascendió que Bolado es una pieza que gozaba de las mieles de la jubilación con amplísima carrera dentro del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) del Gobierno Federal.

Con solamente ese dato, el nuevo funcionario de Hacienda se acompaña de las credenciales necesarias para que no le cuenten las penas ni las buenas, por aquello de la experiencia de cómo gastar, sobre todo en las condiciones astringentes en que se encuentra el erario estatal. Lo que llamó poderosamente la atención es que fue desde la cúpula del gobierno quien convenció al susodicho de abandonar la comodidad de la jubilación para meterse en el brete de manejar la salida de los chelines estatales. El compromiso es directo en Palacio de Gobierno, muy a pesar de los panistas que por el hecho de contar solamente con la militancia como cartas credenciales, aspiraban a ese puesto que requería de un alto perfil, aunque la carrera del nuevo fichaje del corralismo se haya forjado en una institución enteramente justificada en los anales de la cúspide neoliberal como lo fue Banobras.

******

EN TERRENOS DE la familia revolucionaria, quien llegó -tal y como se había anunciado- pero sin hacer ruido alguno, fue el nuevo delegado del CEN del PRI a Chihuahua, Fernando Moreno Peña, ex gobernador de Colima y viejo conocido de los grillos tricolores norteños, pues fue él quien envió el viejo-nuevo PRI a operar la llegada, hace un par de años, de Omar Bazán a la presidencia del Comité Directivo Estatal del Revolucionario Institucional.

Ahora, a diferencia de aquella ocasión, Moreno Peña decidió reunirse solamente con lo que queda del PRI y dejó de lado, en su primera vuelta, a los que hoy se han convertido en la contra parte tricolor, donde por cierto se encuentra el ex gobernador José Reyes Baeza, quien en su pasada estancia en Chihuahua fue su aliado para colocar a Omar Bazán en la dirigencia, y ahora ni las llamadas le toma para saber de sus inconformidades.

Nos cuentan que Fernando Moreno de plano entró en coordinación plena con Bazán Flores y ambos empezarán a construir prácticamente desde cero, y quienes se alejaron por diferencias con la dirigencia, si no les gusta que no se arrimen, pues el mensaje fue claro y contundente: no se les necesita. ¡Sopas perico verde!