¿Sapo o sapa?-Lo llaman traidor-¿Ruines y mezquinos?-“Caballo” vs Ejército

LA FILTRACIÓN DE los audios que aquí se adelantaron la semana pasada, donde se revela el intento de complot que intentaron armar agentes aliados a Palacio de Gobierno para mover los hilos dentro de los partidos políticos Movimiento Ciudadano y Morena, con la finalidad de sacar del carril de la competencia a la candidata del PAN al gobierno del Estado, Maru Campos, además de ser la comidilla de propios y extraños por la forma tan ramplona y ardida de la conversación entre los actores “al desnudo”, hizo que la investigación de los propios involucrados en los hechos llevara a descubrir quién fue el “garganta profunda”, el “sapo” o “sapa” que balconeó la operación palaciega.

Y es que resulta y resalta que las féminas exhibidas en la grabación del audio que se grabó de la videoconferencia internacional en cuestión, cayeron al cabo de un par de días en la cuenta que ninguna de ellas tenía o tiene nexos vinculantes con Maru Campos, la principal beneficiada con la filtración de la versión auditiva.

Las féminas además son enemigas públicas declaradas de la alcaldesa con licencia desde hace años. No había interés alguno en que sus planes, con todo y que estuvieran mal hechos y sin pies ni cabeza, tuvieran conocimiento en el equipo de la candidata azul.

Algunas hipótesis más que las descartan de ser las picuetas filtradoras, no aplican para el no tan chamaco Víctor Quintana, quien además de ser aliado coyuntural de la izquierda, el centro y la derecha, también cuenta con nexos familiares que lo vinculan a chairos y fifís.

Convertido hoy en el “sapo mayor” -como dice el argot del crimen organizado colombiano- Quintana habría involucrado a su hija en los negocios de hacer dinero con gobiernos panistas, morenos y hasta tricolores. La chamaca Quintana aparece en varias adquisiciones y proveedurías que la vinculan con los azules no solo de Palacio de Gobierno, sino también en la Presidencia Municipal. Eso no paró ahí, también existen rastros de negocios con la 4T por medio del hoy candidato Juan Carlos Loera en sus tiempos de Súper Delegado del Bienestar.

Vaya, en todo un “corre, ve y dile” está convertida la reputación -¿acaso queda algo?- de un Víctor Quintana que dejó tirada en un bote de basura la candidatura de Morena para buscar ser gobernador en el 2016; que luego apareció como subordinado del gobernador panista que resultó electo en esa ocasión; que después abandonó el gabinete para recurrir de nuevo a los brazos de Morena para buscar ser nuevamente candidato a gobernador en el 2020 y que maltrataron al ni siquiera avisarle que no lo encuestarían porque llegó tarde a la pachanga. Así se dibuja hoy el nuevo filtrador de estrategias y asesorías de morenos “de buena fe” como el propio Pichú De la Rosa y a veces, solamente a veces, el propio candidato Loera, sobrino del famoso Pichú.

******

YA ERAN VARIAS las voces dentro del PAN en Chihuahua que sugerían exigir de manera formal la expulsión del gobernador Javier Corral del partido, sin embargo, ya hubo quien lo hizo público. Se trata del siempre polémico, pero también certero en sus críticas, Luis Villegas, magistrado del Poder Judicial con pasado panista, que no se quedó callado para pedir que Corral Jurado sea expulsado de Acción Nacional por traidor y estar apoyando a Morena en la actual campaña electoral para que su candidato, Juan Carlos Loera, se quede con la gubernatura, así, “sin pudor, sin recato, desnudo del alma, loco ya, perdido para propios y extraños, Javier Corral debería ser echado de las filas del partido que lo vio nacer. El animal herido es más peligroso en los estertores de su agonía, en las postrimerías de su desgobierno, a Javier Corral deberían correrlo del PAN antes de que haga más daño”, escribió el magistrado Villegas, así, sin pelos en la lengua, en espera de sumar apoyos para que, de manera formal, a Corral se le vea como persona non grata dentro en el partido de Gómez Morín, lo que refuerza la teoría, tarde que temprano, sea este año o el que venga, pero Corral Jurado terminará fuera del PAN, ya sea pintado de naranja o simplemente solo.

Y es que tal parece que el Góber es de esas personas que de manera incesante buscan el conflicto, sino lo sufren o lo padecen, son infelices y ya, tanto, que hasta sus amigos gobernadores de la Alianza Federalista padecieron sus desplantes, cuando el viernes desde Monterrey se levantó de la mesa de sus homólogos “rebeldes” para él ponerse todavía más rebelde y así no apoyar el respaldo conjunto que le brindaron los aliancistas a Francisco García Cabeza de Vaca, el gobernador de Tamaulipas al que se le abrió un proceso de desafuero por presuntos nexos con la delincuencia organizada. Y si bien el Góber de Chihuahua hizo bien al no querer embarrarse en esos lodos, lo que sí demostró es que no sabe trabajar en equipo y por ese motivo siempre de los siempre termina confrontado hasta con quienes lo consideraban su amigo o compañero. Eso ya lo vivieron y están viviendo en carne propia en el PAN, y que no se descuide Loera, con todo y que aquel día de las rayadas de Parral que le horneó a AMLO, se haya negociado algo más que la captura y posterior extradición del exgobernador César Duarte.

******

HABLANDO DE JUAN Carlos Loera, candidato de Morena a la gubernatura, el juarense no se cansa y un día sí y el otro también hace promoción de su partido y de la 4T a través de las vacunas contra el COVID-19, como si no fuera obligación del (des)gobierno de la cuatroté el inmunizar a la población en contra del virus. Ya lo dijo su jefe, Andrés Manuel López Obrador, el pasado 17 de diciembre del 2020: “Sería ruin y mezquino sacar provecho electoral de la vacuna”, sin embargo, todo indica que en ese aspecto, tanto Loera como todos los morenistas le hicieron por primera vez caso omiso al tabasqueño, pues a diario, ya sea en redes sociales, mensajes de texto o hasta llamadas, los de Morena no dejan de utilizar electoralmente un derecho de todo mexicano, con todo y que desde otros partido políticos a nivel local, ya se pidió de manera formal que se sancione a quienes lucren con las vacunas antiCOVID.

******

AUNQUE DIGAN QUE será el lunes 8 de marzo cuando comiencen los destapes formales de las candidaturas a las principales alcaldías del estado, como lo son Juárez y Chihuahua, es tanto el impulso y el apuro que traen los equipos de los neomorenistas que quieren la candidatura a la Presidencia Municipal de la capital, como lo son el expanista Carlos Borruel y el expriista Marco Quezada, que los malosos nos descartan que sea al final de esta semana cuando el delegado del CEN morenista, el senador José Ramón Enríquez, tenga que salir al quite, ya sea para calmar los ánimos o a oficializar el destape, pues es casi de a diario que tanto marquistas como borruelistas sueltan el borrego de que el ungido es su candidato, así que quién sabe si la presión sobre el delegado aguante de aquí hasta la semana entrante.

******

Y PARA QUE vean que va en serio en su denuncia contra el Ejército Mexicano, este día, el candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura, Alfredo “El Caballo” Lozoya, formalizará la queja en contra de los elementos castrenses que resulten responsables por intimidar a su esposa e hijos, por lo que será a las 9:30 horas cuando el alcalde con licencia de Parral acuda a las instalaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para interponer la queja contra el Ejército.