La consigna de Marko-AMLO, a la baja-Puntajes electorales-Alianzas

YA NI QUISO mencionar al gobernador Javier Corral y la consigna fue: todos con Maru. Así es el resumen de la visita y presencia del dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, al registro de Maru Campos como candidata de la alianza PAN-PRD a la gubernatura de Chihuahua. Y es que dos horas antes de la cita en las instalaciones del Instituto Estatal Electoral, el presidente del CEN de Acción Nacional encabezó una reunión en un conocido hotel del Centro de la ciudad, en donde estuvieron presentes los líderes estatales y municipales del partido azul, así como sus candidatos a las principales alcaldías del estado, diputaciones federales y locales, y la consigna fue la mencionada con anterioridad, pues Marko sabe que Chihuahua es una gubernatura ganable para el PAN, a pesar de que el enemigo número uno milite todavía en sus filas y sea gobernador del Estado Grande, sin embargo, de manera pública, Cortés le sacó la vuelta a la “traición” de Corral hacia su partido y los suyos, ya en privado, Marko les marcó el rumbo para cerrar filas en torno a la que pudiera ser la futura gobernadora.

******

COMO DIRÍA EL mismísimo Andrés Manuel López Obrador, es hora de definiciones y de “fuera máscaras”, y por supuesto, de múltiples encuestas que en época electoral son primordiales para determinar por dónde irán las aguas el domingo 6 de junio. Es así que como cada mes, Mitofsky publicó la aprobación de AMLO en cada estado del país, por lo que a pesar de que la encuestadora de Roy Campos ha sido suave y halagüeña con el tabasqueño, como suele suceder con el jefe del Ejecutivo federal en cada sexenio, en lo que respecta a la aprobación en Chihuahua, López Obrador bajó en cuanto a los chihuahuenses que les agrada la manera de gobernar del inquilino de Palacio Nacional, quien había logrado subir su aprobación en Chihuahua en enero, pero que a decir de Mitofsky, ésta volvió a descender en febrero, de 44.1 a 43 por ciento, siendo nuestro estado una de las cinco entidades que menos aprueban a López Obrador, ranking en el que por ciento se ha mantenido desde que a López Obrador se le notó en demasía para dónde iban e irían sus quereres durante su sexenio… y no, ni de chiste para el norte.

Es así que esa baja aprobación debería preocupar a los morenistas de Chihuahua, pues gran parte, sino es que todo su arsenal electoral lo basan en la figura de AMLO, tanto, que ya vieron que no es lo mismo ser candidatos que gobernar, con todo y que el tabasqueño se comporta como candidato eterno, sin embargo, no todos en Morena son necios, y entienden que algo más tendrá que ofrecer si pretenden ser votados en esta entidad norteña, ya que sin López Obrador en la boleta y exhibiendo a diario que no es lo mismo ser borracho que cantinero, al chihuahuense van a tenerlo que convencer.

******

Y PARA MUESTRA la encuesta que presentó a principios de semana Massive Caller, precisamente en alusión a las preferencias electorales por la gubernatura. En ella, la encuestadora vuelve a colocar a Maru Campos, candidata del PAN-PRD, en primer lugar de la intención de voto, con el 39 por ciento, seguida por el abanderado de la alianza entre Morena, PT y PANAL, Juan Carlos Loera de la Rosa, quien registra el 23.9 por ciento de las preferencias, mientras que tercer lugar aparece el candidato de Movimiento Ciudadano, Alfredo “El Caballo” Lozoya, con el 9.3, y en cuarto lugar, a sabiendas que las glorias del PRI quedaron en el pasado, se posicionó Chela Ortiz con el 7.6 por ciento de las preferencias. Y aunque si bien es cierto aún faltan dos semanas para iniciar las campañas, el conflicto entre Maru y el gobernador Javier Corral le ha redituado a la candidata panista, a pesar de ser del mismo partido, mientras que las ocurrencias de AMLO le afectan de manera directa a su candidato, sin embargo, Loera tiene a su favor el manejo electorero de los programas sociales por parte de los servidores de la nación, no se diga de la vacuna antiCOVID, por lo que el duelo está por comenzar.

******

AYER SE CONCRETÓ lo que se venía sospechando desde hacía algunos días, cuando Marco Quezada fue ungido como candidato de Morena a la alcaldía de Chihuahua capital. Resulta que Fermín Ordóñez, quien fuera regidor por el PRI y exdirigente del Comité Directivo Municipal de ese partido, al cual renunció después para buscar la presidencia municipal capitalina por la vía independiente, oficializó ayer que se suma al proyecto del exalcalde que también dejó al tricolor y ahora se cambió al guinda, precisamente para intentar regresar al despacho que ocupó del 2010 al 2013.

Fermín acompañará a Marco Quezada desde la candidatura a diputado por el Distrito 18. Ese que corre desde la zona de Villa Juárez y sube hasta la salida a Cuauhtémoc. Dicen los enterados que para la eleccion del candidato a la alcaldía, precisamente es esa zona el reservorio de votos a su favor.

Y es que con la dupla entre Fermín y Marco, la votación para la alianza formada por PANAL-Morena-PT, será el último clavo del cajón con que se enterrará al PRI en Chihuahua capital, ya que dificilmente podrá hacer un papel medianamente decoroso en el siguiente proceso electoral. Es más, dicen que ya ni Secciones hay en la familia revolucionaria, porque todos migraron al proyecto de los chamacos que por más de una década dominaron el escenario tricolor interno de la capirucha: primero Marco y después Fermín.

Otro que le ayudará a Quezada para sumar votos a su causa será el exfuncionario corralistra, Víctor Quintana, que en pocas horas será oficializado como candidato de esa misma alianza para ser diputado por el Distrito 12, allá en el norte de la ciudad.

Juran y perjuran que esa demarcación también será ganada por la alianza del PANAL-Morena-PT. ¿Será?