Jab azul-Marco acelera-Cuadro clínico-Disputas morenas

AUNQUE ALGUNOS LO recibieron con sorpresa, para la mayoría se trató de un movimiento previsto, un jab que remató en el Comité Directivo Estatal azul. Y es que el desplegado que firmaron más de 5 mil panistas, dos de tres de la militancia a favor de la alcaldesa Maru Campos para que los abandere por la gubernatura, sonó seco en las oficinas de la Zarco, desde donde se empeñan en sacar avante el proyecto de senador Gustavo Madero. Y es que de eso se trataba, de que panistas de la talla de Memo Luján, de otros que se habían alejando como Jorge Puentes, Paco Turati o el propio Jorge Espino, responsable de la publicación, quieran volver al ruedo y le apuesten a la unidad en la figura de la Presidenta Municipal de Chihuahua, quien, con desplegados o sin ellos, las encuestas la siguen colocando en el primer lugar, tanto en la interna del PAN como en la carrera parejera que será el 2021. Dicen que la molestia no se hizo esperar al interior del CDE, sobre todo porque si su presidenta, Rocío Reza Gallegos, sigue empeñada en inclinar la balanza hacia un lado, se le puede armar una revuelta azul.

******

EN LOS MISMOS terrenos azules, a la par de su jefa la alcaldesa Maru Campos, el chamaco Marco Bonilla también hace lo propio y los malosos nos reportan que en su idea por relevar a la principal inquilina del Ayuntamiento, intensificó las reuniones para amarrar apoyos de esos que involucran a las mujeres y hombres de los chelines en Chihuahua.

Nos cuentan que Marco se reunió durante la semana pasada con el “Caramelo” Chávez; con los miembros del Grupo 7 de Marzo; con la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias, entre otros figurines del empresariado local, quienes han dado su visto bueno a las aspiraciones del chaval.

******

LOS QUE VEN todos los días la mañanera de Andrés Manuel López Obrador afirman que su aversión al movimiento de agricultores y políticos por el agua ya es asunto patológico, pues sin pregunta de por medio, apenas y tiene la oportunidad, se lanza contra los que encabezan y en general contra todo aquel chihuahuense que apoye la defensa del agua de las presas. Y es que lo de ayer ya fue el colmo del insulto hacia los productores agrícolas de las regiones centro-sur y noreste, pues aunque el tabasqueño se escude diciendo que es contra los que lideran el movimiento, lo cierto es que detrás existen miles de pobladores que nada tienen que ver con la política o los “caciques”, como él los llama, pero con todo y eso, sin que nadie le preguntara, López Obrador arremetió contra los que defienden el agua de las presas al señalar que su actitud es “patriotera, corriente y oportunista”. Así de esa manera se expresa el Presidente de la República desde Palacio Nacional, sin el más mínimo respeto, diga lo que diga, de la investidura, ya que ante esas expresiones, López Obrador sólo se exhibe como lo que es.

Y precisamente porque la crisis del agua se agudiza en lugar de calmarse, mucho más con esas actitudes del que se supone debe ser el que invite al diálogo y al respeto, los campesinos nos recuerdan que aunque la presa La Boquilla esté cerrada a la extracción, el agua de las presas Las Vírgenes y El Granero continúa yéndose a pagar el Tratado, a un ritmo de 20 y 22 metros cúbicos por segundo, sin embargo, de eso el inquilino de Palacio Nacional dice nada y prefiere practicar su deporte favorito: insultar, dividir y aferrarse.

******

POR CIERTO, Y ante la seguidilla de protestas que trae encima el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador y sus funcionarios, la que avanza es la llamada caravana del trabajo, integrada por más de un centenar de rarámuris, quienes tienen planeado llegar a la CDMX para mostrarle sus inconformidades a la 4T, en especial contra el súper delegado Juan Carlos Loera y sus servidores de la nación, a los que acusan de tratarlos mal y condicionarlos los pocos apoyos sociales, pues los reales, los que dicen que funcionaban, eso ya jamás los volvieron a ver. Sin embargo, así como en Morena todo lo que no les conviene dicen que provienen de las oscuras fauces del PRIAN, resulta que la mentada caravana es un caballo de Troya, es decir, un Morena vs Morena, o más bien, una bomba contra el súper delegado, al que un amplio sector del morenismo no lo puede ver ni en pintura y desean quemarlo ante los ojos de López Obrador, que la verdad, hay que decirlo, nunca lo sacrificaría, pues aunque las acusaciones de corrupción, nepotismo y desvíos en su contra revolotean como mariposas en el despacho de la Función Pública, AMLO no aceparía, jamás, que se equivocó con la “pureza” de sus delegados.

******

Y BAJO LA misma tónica de esa marcha indígena, el que ayer fue y se le aprontó a Olga Sánchez Cordero en las oficinas de la Secretaría de Gobernación, fue el diputado federal que llegó al Congreso de la Unión a través de Morena y que se fue prestado al PT, hablamos de Yako Rodríguez, quien junto a otras dos legisladoras, exigió ser escuchado para plantearle a doña Olga el problema de los rarámuris que emprendieron la marcha. Vaya, Yako no se acuerda que en la Segob no se busca encontrar el diálogo, sino dividir movimientos, tal como lo hizo con él movimiento por el agua, escuchando a priistas y dejando fuera a productores agrícolas y a presidentes de módulos de riego, sin embargo, Yako supuso que por ser de la 4T, tendría siempre las puertas abiertas… y así fue, porque pues son de casa. ¿Pero qué tal los productores agrícolas?