Morenos prietos-Refuego judicial-Jornadas sangrientas-Regresa al redil

VAYA QUE EL fin de semana los militantes del partido Morena dieron mucho de qué hablar; primero con la detención de la diputada Ana Estrada por conducir en primer estado de ebriedad, resistirse a la revisión y posteriormente al arresto, y luego porque se descubrió que quienes decidieron ponerla en la cruz de las redes sociales fueron, precisamente, los malosos que mueven los hilos cupulares dentro del mismo partido, quienes vieron la oportunidad precisa para cobrar venganza de lo que hacia dentro del partido de la 4T se consideró una medida “justicia por la traición”.

Pero la historia de la detención de la legisladora no parará ahí, pues la cacería dentro de Morena se extenderá hacia un exfuncionario del Congreso del estado, pues también anduvo en la fiesta y posterior enfrentamiento con los agentes de Vialidad, pero al identificarse con otro nombre pudo evadir, en un inicio, ser descubierto.

Los ojos de Morena que clamaban sangre el fin de semana ante la detención en cuestión, revelaron que ahí también estuvo Omar Holguín, quien pretende insistir en buscar la dirigencia estatal del partido, pero su aparición en la escena etíica, provocará raspaduras a la buena imagen.

Pero como si esto no fuera poco, quienes también se dieron su encontronazo el fin de semana fueron el Súper Delegado de la 4T, Juan Carlos Loera, y el coordinador de asesores de la bancada de ese partido en el Legislativo, Hugo González, quien se perfila como el próximo dirigente estatal.

Los pormenores del moretón entre ambos se desconoce a detalle, pero es sabido que Loera gusta del todo o nada en las relaciones políticas, y no permite que aquellos que considera como suyos no se le salgan ni tantito del huacal. ¿Será el caso?

Por lo pronto esta semana habrá una nueva sumatoria en la candidatura de unidad dentro de Morena que busca que en noviembre próximo no haya división al interior del partido en el Poder del País. Y es que Elena Rojo, otra aspirante con posibilidades irá en bloque con lo que la mayoría ha ido delineando dentro del restringido club de veteranos y fundadores de Morena en Chihuahua.

******

QUIEN NO SOLTÓ la idea de ir con todo en contra de quienes él considera le arrebataron su legítimo derecho a ser electo magistrado, es el abogado Gamaliel Chávez, quien ya se había amparado en tiempo y forma en contra de la forma en que se designaron a los magistrados del recién creado Tribunal Estatal de Justicia Administrativa, pero esta semana que pasó hizo rolar la formal denuncia de hechos que presentó ante la Fiscalía Estatal Anticorrupción por los mismos hechos. Así que la exigencia ya va en dos vías, una federal y otra estatal.

La denuncia se fechó de recibida el pasado 10 de julio; va en contra de todos los integrantes en el proceso de designación de los magistrados del nuevo tribunal, pero hace especial énfasis en los diputados panistas Jesús Villarreal y Jorge Soto, así como del consejero jurídico del Estado, Jorge Espinoza y de los magistrados Pablo González, Rafael Quintana y Leo Alvarado.

La denuncia de 50 páginas, hace referencia a que durante el proceso se presentaron severos conflictos de interés entre los que conducían el proceso de selección y quienes finalmente terminaron designados. La pelota está en la cancha de Gema Chávez, por lo que toca ahora desechar o aceptar, y de ser lo último, investigar si hubo o no actos de corrupción en ese proceso.

******

DONDE NO TODO es miel sobre hojuelas fue en las conocidas Jornadas Villistas, que parecía culminarían con el concierto de Molotov este fin de semana en Parral, Chihuahua, pero que finalmente se coronaron con una múltiple ejecución de dos motociclistas que habían participado en una riña que se generó en dicho concierto y terminaron abatidos a balazos en la carretera Panamericana, ya de regreso, a la altura del Desierto de Samalayuca.

Dicen los enterados que, además de la organización limitada a una fiesta popular que se desbordó por los ríos de bebidas embriagantes que circularon todo el fin de semana en la capital del mundo, lo cierto es que la vigilancia de la autoridad municipal se vio rebasada desde un inicio de las festividades de cierre de las famosas Jornadas Villistas.

Cierto es que no se puede culpar a la autoridad de que un dos grupos rivales de motociclistas se quieran cortar algo más que el habla, pero lo que si es fue la falta de capacidad operativa para contener la venta desmedida de alcohol en lugares públicos, y sobre todo, su ingesta sin mayores controles. Lo demás resulta un coctel apropiado para que las pasiones se desborden.

******

PARA NO DEJAR gota en el tintero, quien volvió al redil de la familia revolucionaria, nos cuentan los malosos, fue la que ha pasado por las filas de la grilla independiente y también de Morena, Magda Rubio, quien buscó y fue candidata a alcaldesa por Guachochi, pero no logró el objetivo, y recientemente se coló en la 4T como delegada del Registro Agrario Nacional, pero la pugna con el Súper Delegado Juan Carlos Loera, terminó poniéndola fuera de la jugada.

El fin de semana nos cuentan que doña Magda regresó a las filas del Revolucionario Institucional como una de las más fervientes apoyadoras del gobernador con licencia de Campeche, Alejandro Moreno, “Alito”, quien busca ser -y lo conseguirá sin duda alguna- el próximo líder nacional del PRI.

Nos dicen los malosos que el regreso de Magda le garantizará al candidato Alito una buena cantidad de votos en la región serrana, donde sí opera la chamaca en cuestión que fue buen fichaje de la dirigencia estatal que encabeza Omar Bazán Flores. ¿Los agravios entre la susodicha y su “líder” quedaron en el olvido? Es pregunta con más cola que un dinosario tricolor.