Fuego internacional-Brazos caídos-¿Gol a Loera?-Tardado tricolor

AL GOBERNADOR JAVIER Corral no le fue como hubiera querido ante sus gobernados por irse a la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, a ofrecer una conferencia en la que lanzó un boomerang discursivo, pues ahí y delante de la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, el mandatario estatal se aventó el tiro de calificar al nuevo régimen que gobierna el país, al del presidente Andrés Manuel López Obrador, de autoritario y regresivo, para lo cual, más tardó Corral en decirlo que Polevnsky en revirarlo y desde las redes sociales la “chairiza” le echó encima al góber que los dos años y medio que tiene al frente de Chihuahua, han sido una calca exacta de lo que en una de las universidades más prestigiosas del mundo, se atrevió a criticar.
Las redes sociales, como navaja de dos filos que son, no le perdonaron al gobernador que arremetiera en contra del oriundo de Macuspana, ni tampoco Yeidckol Polevnsky, quienes hicieron fuerte hincapié sobre todo por la recesión económica que se vive y la violencia como el pan de cada día en el estado de Chihuahua, y mucho menos le disculparon siquiera que se atreviera a pasear por Boston y tomarse los pies de la estatua de Samuel Adams, acompañado de su nuevo secretario particular, Roberto Fuentes, quien se estrenó acompañando a su jefe a esa ciudad, en sustitución de José Luévano, sobre quien todavía pesan las acusaciones de haber puesto a la periodista Miroslava Breach en las garras de sus asesinos.
******
A QUIEN TAMPOCO la perdonaron y chance cargue por siempre con el estigma del derrotismo y la desesperanza, es a la dirigente del PAN Estatal, Rocío Reza, la cual sugirió que el panismo no postule candidatos en Baja California y Puebla por presentar situaciones adversas, cuestión que molestó sobremanera a los panistas a nivel nacional, quienes observaron cómo desde la trinchera chihuahuense, están dando por sentado la debilidad del PAN ante Morena, ya de por sí abatido tras la derrota del año pasado en manos del partido del hoy presidente de la República. Lo cierto es que desde que Reza Gallegos tomó la dirigencia estatal a finales del año pasado, poco o nada se ha concretado al interior del partido azul, el cual se ha sumido en una desunión que amenaza con agudizarse.
******
Y COMO EJEMPLO de esa división dentro del PAN está lo que sucede con el inmininete regreso de las fotomultas, pues por un lado están los azules del grupo del gobernador Javier Corral, quienes buscan que regresen para mitigar un poco las atrofiadas finanzas estatales, pero por el otro, el de los azules que están con la alcaldesa Maru Campos, existe oposición ante el regreso de las infracciones que golpearían sobremanera al panismo local, a sabiendas que aunque en el PAN hay dos grupos antagónicos, los más golpeados serían aquellos que en el 2021 pretendan buscar el voto del electorado. Pero como al gobernador poco le importa el futuro de su partido en Chihuahua, al cabo que él ya es, el trancazo será para los que aspiran y suspiran.
De hecho la parte del panismo que observa como un riesgo electoral el regreso de las fotomultas que tanto criticaron los propios azules en la campaña del 2016, señalan que una salida viable sería que el recurso que se obtenga de las dichosas infracciones fuera directamente a una bolsa de beneficiarios de programas sociales.
Vaya, la salida espumosa a este entuerto sería que lo recaudado se enviara en directo al DIF estatal o a la operación de asistencialismo puro. Pero los chicos de Hacienda ya hicieron números para gastarse esa lana que aún no recaudan. Cuestión de matemáticas básicas.
******
LOS MALOSOS INFORMARON que con la anunciada visita de Andrés Manuel López Obrador a Chihuahua este primero de marzo, los chicuelos de Morena andan por demás atareados en meterle acelerador a la recopilación de los famosos censos del bienestar, así como tener lista la estructura organizativa que atenderá el amplio número de programas que en 60 días y contando, ya anunció el Presidente de la República.
Esta situación reveló en días pasados un desaguisado más al interior de las huestes amloistas, pues surgió una polémica por ver quién manda más dentro de la Delegación del Bienestar, pues pareciera que Marcelino Gómez Brener no solamente le anda queriendo brincar la autoridad al súper delegado, Juan Carlos Loera, sino que, alineado ya en el proyecto por la gubernatura de Cruz Pérez Cuéllar, ya quieren colocar sus piezas a manera de “gol” de oro dentro de la dependencia que paradójicamente maneja Loera de la Rosa.
Y es que como claro ejemplo está lo que a los cuatro vientos expresa Marisela Terrazas, quien se dice agradecida con la dupla Gómez/Pérez porque la colocarán frente al INAPAM, para operar los programas de los adultos mayores que tanta falta harán a la hora de votar, dentro y fuera de Morena y para lo que se pudiera ofrecer en el 2021.
******
TARDE, MUY TARDE, dirían los priistas que todavía le quedan al partido tricolor en Chihuahua, es que el exdirigente nacional del PRI y hoy senador de la República, René Juárez, se expresó del exgobernador César Duarte y sus presuntas corruptelas que terminaron por sepultar al priismo en las urnas, tanto en el 2016 como el año pasado, y es que tras la expulsión del ballezano la semana pasada, Juárez afirmó que Duarte le hizo mucho daño al partido, sin embargo, lo que condenaron los tricolores de cepa, los que se han quedado a pesar de sus desgracias electorales, es que el hoy legislador guerrense fue omiso y hasta se quedó callado cuando debió deslindarse del exgobernador, ya que durante la pasada campaña electoral, cuando anduvo del tinto al tango con Pepe Meade, el candidato presidencial perdedor, Juárez prefirió jugarle a que era de palo y tenía orejas de pescado.