Foto anunciada-Desbandada tricolor-Manipulador identificado-Cuarta Transformación

APENAS EN LA en la entrega de ayer lo adelantamos y en cuestión de horas se materializó ese anhelado encuentro entre el alcalde de Juárez, Armando Cabada, y del expresidente municipal de la capital del estado Marco Adán Quezada, quienes aparecieron muy sonrientes en un restaurante del Centro de la ciudad.
El encuentro fue más que planeado, pues hasta prensa llevaron y quisieron que reluciera, ya que el destape del senador Cruz Pérez Cuéllar por Morena, los obligó a realizar enroques y amarres en vivo que terminaron por ser la plática grilla del día, ya que aunque Cabada se encuentra muy bien posicionado en la frontera y el legislador moreno también, en la capirucha existe alguien que les hace mella, como lo es la alcaldesa Maru Campos.
Así que para hacer bola y sentir que ellos también pueden, tanto el alcalde juarense y el expresidente capitalino se dejaron mostrar, presumiendo el músculo que pueden obtener, tan es así que ahí apareció la exdirigente del PRI Estatal y exdiputada federal, Lupita Pérez, la principal opositora de la familia revolucionaria teniendo a Omar Bazán a la cabeza. Por lo pronto, las cartas están echadas, y si se vio es porque quieren, mientras que un amplio sector de Morena hasta respiró, sabiendo que Quezada Martínez, se decidió por la independencia y no por el partido que hoy encabeza el gobierno federal.
Por cierto, y para que no haya dudas, desde que empezó a circular el encuentro de ayer en La Casona, no faltaron los “propios” y “oficiosos” que hicieron llegar un mensaje con mucha lógica y de seguro un alto contenido de certeza, sobre el personaje que se encargó de unir a Quezada y a Pérez al proyecto de Armando Cabada.
Y es que si bien quien abrió la puerta desde adentro fue Víctor Valencia de los Santos, el que tocó y tocó y tocó hasta que se coló, fue el deliciense Mario Tarango, quien también ya ha marcado su distancia con el sobrino de su verdadero amigo, y nos referimos a los hoy exgobernadores Reyes y Fernando Baeza, respectivamente.
Como ayer escribimos, falta conocer la reacción de la oleada independiente para saber el grado de aceptación de Quezada entre sus huestes, así como el raspón mediático que él ex ñedil pueda cargar por su trágico cierre de gestión en el 2013.
******
Y PARA NO dejar nada en el tintero que ha causado la reaparición del exalcalde Marco Quezada en la vida pública del estado, ayer y poco después de que desayunó con el presidente municipal de Juárez, Armando Cabada, los priistas que quedan decidieron retirar su fotografía del salón donde cuelgan los cuadros de los exdirigentes del Comité Directivo Estatal del PRI, allá en el edificio de La Dale, de donde también salió volando Pablo Espinoza, otro que también renunció a la familia revolucionaria luego de la estrepitosa derrota del 2016, así que ya varios comentaron que al paso que van los priistas, se van a quedar sin marcos que presumir en la pared del Salón Presidentes.
******
Y YA QUE líneas arriba mencionamos a Cruz Pérez Cuéllar como el causante de los aceleres marquistas, lo cierto es que otro dato interesante es el que soltó el senador Ricardo Monreal, apena llegó a la capital del País, después de asistir en calidad de padrino político al destape, aquí, de su compañero de bancada.
Y es que con la muñeca calientita soltó varias bolas de fuego como buen pitcher de las grandes ligas, al gritar a los cuatro vientos que, efectivamente, atestiguó un destape de cara al 2021 en Chihuahua, pero que Morena traía dos ases aquí, pues Juan Carlos Loera, el súper delegado que AMLO mandó a estas tierras, también trae queso para las tortillas de la carretea por la gubernatura. Y cómo eso no le bastó a don Ricardo, aderezó el comentario desde la visión azul, al subrayar que Morena cuenta con esa pareja electoral, pero el PAN no se queda atrás con la dupla Maru Campos y Gustavo Madero, pues a decir del zacatecano, de la alcaldesa y el senador saldrá el abanderado del blanquiazul a vencer en las urnas el 2021. Ahí están los pronósticos del senador de Morena.
******
COMO SUELE SUCEDER el 99 por ciento de las ocasiones, lo que ya pasó de ser un tema social y roza en lo político es el conflicto entre locatarios del Mercado Popular y el Municipio de Chihuahua, luego de que los comerciantes se quedaran sin poder vender sus productos tras el incendio que devastó el mercado el pasado domingo 20 de enero, pues aunque la operación de dicho lugar era meramente particular, no ha faltado quién pretenda sacar una raja política de la desgracia ajena y con ello golpetear a la alcaldesa Maru Campos, que sin deberla ni temerla, le están achacando las culpas y sufrimientos de los locatarios.
Tan es así que ayer el conflicto estuvo a punto de salirse de control, cuando los comerciantes protestaron por falta de espacios para seguir vendiendo su mercancía, pero como los malosos siempre piensan mal, nos comentan que varias organizaciones están buscando la manera de lucrar y de paso golpear a la Presidencia Municipal.
Por lo pronto ya se detectó al principal instigador de ese nada legítimo “movimiento”, de nombre César Robles, quien ni locatario era y llegó al conflicto para agrandarlo sin tener vela en el entierro.
Resulta que el susudicho, quien hace más de una década sí tenía un local en ese mercado, se alejó a realizar su vida económica en otros horizontes y de pronto, luego del accidente en el Mercado Popular, reapareció para ver qué agua podía acarrear a su molino, bajo la premisa de que a “río revuelto, ganancia de vividores”.
Incluso anoche circularon audios donde el tal Robles anunciaba a los pocos locatarios que ya están en la vía de aceptar alguna de las alternativas planteadas por el mismo Ayuntamiento, que acababa de comprar un puesto y eso lo convertía en locatario exprés y podía citar a una asamblea para hacer más ruido que una cacerola centroamericana.
Menudo lió para la autoridad si deja crecer el tema que, en honor a la verdad, se encuentra focalizado en un pequeño grupo de inconformes con una tragedia en la cual nadie tiene la culpa, pero la desesperacion puede hacerlos presa, a los hoy inconformes, de manipuladores que llegan supuestamente de la nada, pero con la doble intension de sacar raja política y personal, pues no tarda en saberse quién o quiénes están detrás del señor Robles.
******
CON ESO DE la Cuarta Trasformación, los malosos aseguraron que para nada es coincidencia que el director del Centro SCT, Julio César Huerta Flores, se haya dado una vuelta por las carreteras federales que están en eterna reparación en el estado de Chihuahua, y es que según trascendió, el nuevo encargado, nombrado directamente por Javier Jiménez Espriú, el mero jefe de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, trae el encargo de verificar y darle celeridad a contratos en este terruño, tan vilipendiado por la carencia de una red carretera decente.